Ser empresario individual

El empresario individual es la forma más sencilla de tener una empresa, se conoce habitualmente como autónomo, y por deficición es:

> una persona física, que disponiendo de capacidad legal,
> realiza en nombre propio y por medio de una empresa
> una actividad comercial, industrial o profesional, de forma habitual.

¿Quiénes pueden ser empresarios individuales?

  • Las persona mayores de edad que tengan la libre disposición de sus bienes.
  • Los menores de edad y los incapacitados, siempre que tengan libre disposición de sus bienes, a través de sus representantes legales.
  • Los menores de edad emancipados, con las limitaciones que establece el artículo 323 del Código Civil. (Artículo 323: La emancipación habilita al menor para regir su persona y bienes como si fuera mayor, pero hasta que llegue a la mayor edad no podrá el emancipado tomar dinero a préstamo, gravar o enajenar bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u objetos de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, sin el de su curador. El menor emancipado podrá por sí solo comparecer en juicio. Lo dispuesto en este artículo es aplicable también al menor que hubiere obtenido judicialmente el beneficio de la mayor edad.)

¿Cuáles son las principales características de esta forma de crear una empresa?

  • No tiene una regulación legal específica y está sometido en su actividad empresarial a las disposiciones generales del Código de Comercio en materia mercantil y a lo dispuesto en el Código Civil en materia de derechos y obligaciones.
  • Control total de la empresa por parte del propietario, que dirige su gestión.
  • La personalidad jurídica de la empresa es la misma que la de su titular (empresario), quien responde personalmente de todas las obligaciones que contraiga la empresa.
  • No existe diferenciación entre el patrimonio mercantil y su patrimonio civil.
  • No precisa proceso previo de constitución. Los trámites se inician al comienzo de la actividad empresarial.
  • La aportación de capital a la empresa, tanto en su calidad como en su cantidad, no tiene más límite que la voluntad del empresario.

¿Qué aportación mínima inicial debo hacer?

Los empresarios individuales deben aportar trabajo, dinero, bienes o derechos, no existiendo la exigencia de un capital mínimo inicial. (En cualquier caso, el empresario deberá asegurarse, antes de iniciar la actividad, de disponer de los medios suficientes que le permitan la puesta en marcha y la continuidad del negocio).

¿Qué denominación tendrá mi negocio?

La actividad empresarial girará bajo el nombre de la persona física titular del negocio, es decir, del empresario individual. No obstante, se puede actuar bajo un nombre comercial, que habrá que inscribir en el Registro de Nombres Comerciales de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

¿Qué ventajas tiene ser empresario individual respecto a otras formas de crear mi negocio?

  • Es una forma empresarial idónea para el funcionamiento de empresas de muy reducido tamaño.
  • Es la forma que menos gestiones y trámites ha de hacer para la realización de su actividad, puesto que no tiene que realizar ningún trámite de adquisición de la personalidad jurídica.
  • Puede resultar más económico, dado que no crea persona jurídica distinta del propio empresario.

¿Y qué desventajas tiene?

  • Su responsabilidad respecto de la gestión del negocio es personal e ilimitada frente a terceros, es decir, no existe separación entre el patrimonio de la empresa y el patrimonio personal, por lo que responderá de las deudas con todos sus bienes presentes y futuros.
  • Si su volumen de beneficio es importante, puede estar sometido a tipos impositivos muy elevados:
  • Ya que tributa por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) con tipos que van desde el 24% al 43%, si bien por ejemplo las Sociedades limitadas de reducida dimensión pueden tributar del 25 % al 30%

Post relacionados >
Diferencia entre el nombre de la empresa y el nombre comercial o marca
Facturar sin la obligación de ser autónomo: ¿es posible?
Trámites para crear una S.L.: es sencillo

Foto | digitaura

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

2 thoughts on “Ser empresario individual”

  1. Mike Kubrisck dice:

    Excelente nota hice la reseña en Datanomia.com

Deja un comentario