Las verdaderas medidas que necesitan las PYMES

Echando un vistazo a las medidas que ha tomado el gobierno para reducir el efecto de la crisis nos damos cuenta del poco acierto que ha tenido; primero fueron los 400 €, fue como echar una gota de agua en el desierto, se evaporó en un instante. En un segundo intento aprobaron las 24 medidas, de las solo afectan directamente a las PYME la ampliación de las líneas de financiación del ICO y la devolución del IVA.

Este es el punto de vista del Gobierno respecto a los cambios y medidas a realizar para solucionar la crisis, es bueno también escuchar lo que necesita el empresario he aquí una propuesta de 8 verdaderas medidas de apoyo al sector empresarial elaborada por de Antonio Mas:

1. Simplificación en la burocracia.
Tener una PYME es un acto heroico. IVA, IRPF, Seguridad Social, Impuesto de Sociedades, licencias locales y autonómicas, seguros, nóminas, presentación de libros, ley de protección de datos, pagos, cobros, caja, gestión de tesorería, notarios, actas… Esto no es sencillo.
No tengo conocimiento detallado pero si se que el conjunto es un infierno y todo aquello que pueda simplificarse y permitir centrar recursos tanto de personal como económicos al no tener que contratar gestores y asesores sería un gran detalle.

2. Mejora de la fiscalidad del capital riesgo para semilla e inicial.
La mayor dificultad de crecimiento de una PYME se encuentra en conseguir capital que pueda apoyar el proyecto. Este capital genera empleo, crea nuevos proyectos, patentes, prototipos, formación… y sus beneficios pagan los mismos impuestos que si estoy comprando acciones del Banco Santander.
Si se crease una fiscalidad especial para determinadas condiciones de salida y cantidades invertidas, las empresas de capital riesgo podrían encontrar en ese mercado mayor incentivo y facilitaría el acceso a ese tipo de instrumento financiero.
Menos impuestos, más beneficio, más interés en invertir en cantidades menores, más apoyos y más empresas creadas.

3. Ayudas directas para los sectores estratégicos de futuro y no de pasado.
Siderurgia, Minería, Agricultura, Pesca…sectores que con todo mi respeto no representan el futuro de la economía española están siendo apoyados con medidas que hacen que el resto no sintamos los patitos feos. Desde IVA reducidos, gasóleos a precios especiales, seguros subvencionados, agua a precios ridículos, planes de empleo rural… ¿Sigo?.
Entiendo las ayudas a algunos sectores cuando hay reconversiones radicales pero cuando se convierten en estructurales me parecen injustas.
Y si va a haber ayudas estructurales creo que deberían ser también para los sectores llamados a cambiar nuestra estructura productiva.
¿Ejemplos?: Dispositivos y costes de acceso a Internet con IVA reducido, deducciones en impuesto de sociedades por inversiones en tecnología de hasta el 100%

4. Legislación sobre plazos de pago.
¿Como es posible que el plazo medio de pago de una factura en España supere en 26 días a la media europea? ¿O que en Suecia se tarde menos de 30 días de media en pagar una factura?.
El estrangulamiento y coste financiero que supone esta hispánica manera de pagar hace que todos vivamos axfisiados, con mayor riesgo de impagos y elevado costes financieros al tener que abrir lineas de crédito, factoring, etc…
El gobierno debería legislar sobre estas prácticas que son ampliamente usadas por las grandes empresas y que abusan de su posición dominante antes sus pequeños proveedores -el ejemplo más claro es la distribución- y que acaba con nuestro dinero en manos de los bancos. Hay que romper este ritmo que no beneficia a nadie más que al que hace caja diaria y paga a 120 y 160 días.

5. Reducción drástica de plazos de pago de las administraciones.
Y claro. Lo primero es predicar con el ejemplo. Las administraciones deberían tener plazos de pago fijados por ley inferiores a 60 días y que, en caso de ser retrasados, cargasen con los costes financieros correspondientes además de indemnizaciones extras. Las PYMES somos los recaudadores y los bancos del estado. Hacemos el trabajo sucio, somos responsables jurídicos en caso de equivocarnos y además financiamos la fiesta.

6. Reducción impuesto sociedades para PYMES.
Si resulta que el 80% de las PYMES tienen menos de 3 empleados estas no son sino un modus vivendi que aportan un salario más o menos importante y punto. Por que no un impuesto de sociedades por tramos dependiendo de facturación y empleados – y no sólo los dos tramos actuales-.
Por ejemplo, si tienes una PYME, pagas impuesto de sociedades y después tu IRPF, puede que entre el 50% y 60% de tus beneficios acaben en las arcas del estado. Todo el mundo acaba buscando vueltas para evitarlo por lo que…¿por que no buscar una solución lógica que equilibre todos los ingresos finales?

7. Cambios en los apoyos a la formación.
La clave de la competitividad se llama gente preparada, eficaz y motivada. Y ello también lleva a la felicidad de las personas que notan como aprenden, evolucionan y descubren nuevas áreas.
Se que es difícil pues es una de las puertas tradicionales de engaños y estafas pero por un 5% que estafa hay un 95% honesto y directo.
Y esta acción debería también considerar las nuevas formas de formación: autoformación cursos online, compras de contenidos, suscripciones a medios y estudios, viajes a conferencias y foros…
Y esos costes pueden tener deducciones sobre el impuesto de sociedades o aparecer como inversiones y no como gastos.

8. Mayores incentivos a la contratación indefinida.
Creo que un contrato fijo es una obligación moral de la empresa. Punto.
Si alguien vale, después de 6 meses debe de tener un contrato fijo. Creo en nuestra responsabilidad social a la hora de que que la persona tenga ciertas garantías de continuidad o, en su caso, indeminización. Planificar una vida es difícil y la empresa y el trabajo es una parte importante de ella.
¿No te gusta esta responsabilidad? No te hagas empresario por que verás situaciones personales que te llegarán muy hondo.

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario