Se acaba un mito, nuestro Impuesto de Sociedades no es alto

Haz click en la imagen para amliar
El mito de que las empresas españolas soportan una elevada carga fiscal se desmorona, si bien se respiran sensaciones de que es alto, se situa entre los mas bajos de la UE, como se pone de manifiesto en unestudio publicado por la Fundación de las cajas de ahorros.

El estudio está realizado con información referida al periodo 1995-2005, lo que da cuenta de su representatividad, y señala que, aunque nominalmente el Impuesto de Sociedades se sitúa en la UE a 15 durante la media del periodo en el 34,7%, lo cierto es que en términos reales –lo que en la literatura económica se denomina Tipo Impositivo Efectivo (TIE)- se sitúa en el 33,34%. Como se observa, hay muy poca distancias entre ambos tipos impositivos, lo que pone de relieve la menor importancia que en Europa tienen las deducciones a las empresas. En España, por el contrario, juegan un papel fundamental: aunque el tipo nominal del Impuesto de Sociedades se mantiene en el 35% antes de la última reforma, en realidad las empresas españolas pagan el 24,51%, es decir, casi nueve puntos menos que en la media de la UE a 15.

Las empresas españolas, de hecho, tienen la segunda factura fiscal más baja de la Unión Europea de quince miembros, tan sólo por detrás de Irlanda (20,35%) y en niveles idénticos a Austria (24,51%). Italia, con el 42% en términos reales, es el país que más grava a sus empresas, mientras que Alemania lo hace con el 37%, muy por encima de España.

La importancia de las deducciones en el Impuesto de Sociedades es de tal dimensión que España es el país europeo en el que hay más diferencia entre lo que nominalmente aparece como presión fiscal y lo que realmente se paga. La diferencia es de 10,49 puntos, cuando en la media de UE es de apenas 1,36 puntos porcentuales. En cuatro países, Reino Unido, Francia, Suecia y Finlandia, el tipo impositivo efectivo (real) es, incluso, más elevado que el nominal.

El estudio realizado por los profesores Elena Fernández, Antonio Martínez y Santiago Álvarez (de la Universidad de Oviedo) hace un análisis comparado de los impuestos que pagan las empresas, centrándose en la diferencia entre el tipo nominal (el que formalmente se paga) y el que realmente se abona a Hacienda, es decir teniendo en cuenta las deducciones y desgravaciones de todo tipo que existen en el impuesto (Tipo impositivo efectivo – TIE)

Fuente > Cotizalia
Ver estudio completo en El Confidencial

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario