Qué hacer y qué no en la cena de empresa


En estos días son múltiples los compromisos que todos tenemos. Si no quieres que te carguen un sambenito durante los próximos 12 meses, toma nota de los consejos que te ofrecemos. Hay que decir que existe uno universal: tienes que saber que no es el momento para emborracharse por más que te cueste. En estas cenas valdrás más por lo que calles y escuches que por lo que cuentes, tanto si es con tu empresa como en otros encuentros navideños. Apunta y disfruta de la cena.


1.- Puede que sea lo último que te apetezca en este mundo pero si aprecias tu trabajo o por lo menos tu sueldo, no se te ocurra faltar. El momento ideal para desaparecer si no eres de los que quieren juerga, es en las primeras copas. Es lo mínimo que tienes que estar presente.

2.- Nunca te emborraches. Puedes estar contento, alegre y divertido pero olvídate de convertirte en el “cuñado pesado” que acaba con la corbata en la cabeza. Te arrepentirás cuando siempre te lo recuerden, pasen los años que pasen. Puede que sea peor aún y que despotriques de alguien delante del menos adecuado.

3.- Cuidado con las emociones fuertes. En estas cenas nadie hace caso al consejo número 2 y casad@s y solter@s parecen presas fáciles. Incluso crees que te insinúan algo. Es mejor no mezclar el trabajo con lo personal pero si no quieres ser recordado como un chaval digno de ‘American Pie‘, asegura la jugada.

4.- No finjas ser quien no eres. No es el momento de multiplicar tus licenciaturas, aumentar exponencialmente tus habilidades y funciones o cambiar de personalidad. Si eres aburrido, no seas un histrionico bromista durante la cena.

5.- Aléjate de los directivos. Si lo eres, bienvenido a una cena llena de trepas o de soledad absoluta. Si no lo eres y no quieres medir cada palabra, elije un asiento alejado.

6.- Busca conversaciones que no sólo sean de trabajo. Lo normal será hablar de tu último proyecto pero salpicado de otros temas que demuestren que tienes la soltura y el equilibrio adecuado.

7.- Hay temas que es mejor no entrar en profundidad. Especialmente la política. Habla de lo que quieras pero si tienes un interlocutor nervioso, no declares tus colores.

8.- De lo más duro es intentar mezclarte con el resto de empleados. Sé capaz de mantener una ronda con todos aunque acabes con tu amigo del alma.

9.- La discreción es sana. En estas cenas se suele etiquetar y puedes ser en año nuevo el más tardón, el último que se va, el que más estuvo en la barra, el que no atino a bajar aquel escalón… Cuidado con las fotos. Puedes estar en Flickr y Facebook de por vida con un matasuegras en la boca.

10.- No critiques la organización. Si tienes suerte, no notarás nada de nada pero suele pasar que algo falla. Olvídalo e intenta disfrutar.

Por último, una petición. Si eres capaz de conseguir la mitad de estos consejos, escríbenos. Queremos saber cómo lo haces ;)


Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

2 thoughts on “Qué hacer y qué no en la cena de empresa”

  1. noticiasemprendedores dice:

    Muy bueno! leyéndote es como si hablaras desde la experiencia, menos mal que te conozco, que si no pensaría que no eres capaz de cumplir alguno que otro de estos mandamientos… ;)

    J.Navarro

  2. rwx dice:

    Hubo una época en que quizás incumplí alguno de estos consejos :)

Deja un comentario