La licencia de apertura del negocio

Uno de los trámites más engorrosos de abrir un negocio es la licencia de apertura del negocio, el trámite que más se alarga en el tiempo y uno de los más costosos.La licencia de apertura es una tasa que se paga y gestiona el Ayuntamiento (el departamento de Urbanismo) dónde esté ubicado el local del negocio que se pretenda abrir, estando regulado por tanto por las ordenanzas de cada municipio, tanto en el trámite a realizar, en el tiempo que se tarda como en el coste de dicha tasa.Normalmente la tasa se paga una sola vez en el momento de la solicitud de dicha licencia, y será más cara en función de los metros cuadrados del local. Si bien la tasa a pagar en sí no suele ser muy elevada, este trámite se encarece al tener normalmente que gastar dinero al contratar un ingeniero o arquitecto para que emita un certificado acreditativo de que el local reune las condiciones de seguridad exigidas o, por ejemplo, en la contratación del mantenimiento de los extintores.

En cuanto a las licencias se pueden diferenciar en dos tipos, inocuas y clasificadas:

Las licencias de apertura inocuas son aquellas que por sus características o mediante la adaptación de sencillas medidas correctoras, no cabe presumir que vaya a producir molestias significativas, alterar las condiciones normales de seguridad e higiene del medio ambiental, ocasionar daños a bienes públicos o privados ni entrañar riesgos apreciables para las personas.

Este tipo de licencia es más barata y requiere de menos adaptaciones del local, tardándose menos tiempo en su tramitación, este último aspecto dependerá de cada Ayuntamiento.

Las licencias de apertura clasificadas es aquella que se concede para actividades calificadas como molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, exigiéndose más trámites para su obtención y siendo más cara.

Son calificadas como molestas las actividades que constituyan una incomodidad por los ruidos o vibraciones que produzcan o por los humos, gases, olores, nieblas, polvos en suspensión o sustancias que eliminen.
Son insalubres las que den lugar a desprendimiento o evacuación de productos que puedan resultar directa o indirectamente perjudiciales para la salud humana.
Se aplicará la calificación de nocivas a las que por las mismas causas, pueden ocasionar daños a la riqueza agrícola, forestal, pecuaria o piscícola y, en general al medio ambiente.
Se considerarán peligrosas las que tengan por objeto fabricar, manipular, expender o almacenar productos susceptibles de originar riesgos graves por explosiones, combustibles, radiaciones u otros de análoga importancia para las personas o los bienes.

Cada ayuntamiento aprueba un listado de actividades que obligatoriamente son encuadradas como clasificadas, siendo el resto inocuas. Normalmente en caso de duda es el personal de urbanismo el que resuelve si encuadrarla en inocua o clasificada.

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

3 thoughts on “La licencia de apertura del negocio”

  1. Maria de Los Angeles dice:

    En mi caso necesito un local como almacén, para guardar el equipo y no desarrollo en dicho local la actividad. ¿debo pedir también licencia?

  2. Hola María, en principio tendrás que preguntar en Urbanismo del municipio donde se encuentre en local, ya que varía de unos sitios a otros, pero en general si necesitas licencia también para eso

    Saludos

Deja un comentario