Cómo planificar un e-mailing

Hacer una campaña a través de email es algo tentador para empresas que comienzan: se puede hacer con pocos recursos, es directa; parece sencillo, pero para que verdaderamente tenga éxito debemos previamente respordernos a estas 25 preguntas:

1. ¿Cuál es el objetivo de la campaña?
2. ¿Por qué vía e-mail y no otras (prensa, radio,…)?
3. ¿Qué considerará como campaña efectiva o campaña errónea?
4. ¿Tiene la Base de Datos filtrada lo suficiente como para no equivocarse, es fiable, completa y de procedencia segura?
5. ¿Se está ajustando a la Ley de Protección de datos (permite darse de baja, deja claro el reenvío, indica claramente al inicio si incluye publicidad,…?
6. ¿Deja bien clara la procedencia corporativa del e-mail: branding, logos, marca, colores y fuentes corporativas…?
7. ¿Forma parte de una campaña más compleja o es puntual?
8. ¿Qué asunto le va a poner?
9. ¿Qué dirección de envío (“desde” o “from”)?
10. ¿Tiene clara la hora y el día mejor para proceder a enviarlo?
11. ¿Puede personalizar el mensaje, le interesa hacerlo?
12. ¿A quién va dirigido, merece la primera persona o utiliza la cortesía del usted?
13. ¿Cuántos enlaces hay en el e-mail que está enviando, hacia dónde dirigen esos enlaces, ha comprobado que todo funciona correctamente?
14. ¿La lectura es horizontal o vertical (prioriza los contenidos en forma piramidal, tienen la misma importancia los elementos que van a la misma altura – cajas…-?
15. ¿Ha calculado bien el peso final del mail?
16. ¿Existe proporción entre las imágenes y el texto?
17. ¿Ha comprobado su tamaño y resolución (piense en que los usuarios lo van a leer en su buzón de Outlook, de Hotmail, de Yahoo, etcétera, cada uno con su gestor de correo y no todos son iguales)?
18. ¿Qué nivel de actualización tiene su e-mail (considere que muchos usuarios lo van a leer dentro de algunas semanas…cuidado con los mensajes de última hora o breaking news)?
19. ¿Qué nivel de ínter actuación permite al receptor del mismo?
20. ¿Ha insertado publicidad directa, va a hacerlo, tiene pensado cobrarla, cómo hará su seguimiento?
21. ¿Qué sensaciones genera su mensaje: fidelidad, entusiasmo, confianza, seguridad? ¿Existe la posibilidad de causar otra impresión?
22. ¿Se compromete a algo con sus receptores (futuros mensajes, periodicidad determinada… piense en que se obliga a cumplir el compromiso por la imagen de empresa que está generando)?
23. ¿Dispone de claros elementos para hacer un correcto seguimiento estadístico, tales como aperturas, enlaces pulsados, reenvíos, etcétera?
24. ¿Tiene facilidad para gestionar los correos erróneos, los que estén con el buzón lleno, los que quieran responder?
25. ¿Ha calculado el coste final de la acción (considere las horas de diseñador, redactor, programador, planificación, herramientas…)?

Fuente > TheSlogan Magazine

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario