Luces y sombras en la inauguración del Burj Dubai

Será el símbolo de los ‘petrodólares’, de la construcción desmedida, de la ambición por crear riqueza en un desierto pero también del “más dura será la caída” que decía la canción. De hecho, aunque el promotor de Burj Dubai es Emaar Properties, grupo controlado en parte por el gobierno, y una de las mayores empresas inmobiliarias del mundo, la crisis también ha podido con sus planes expansivos y con aventuras de capital riesgo por Oriente Medio así como posibles fusiones con empresas de su país. La obra añadirá más propiedad a un mercado saturado. Los analistas anuncian una pronunciada caída de los precios de la propiedad en Dubai que podría prolongarse otros cuatro o seis cuatrimestres antes de tocar fondo. Se empezó a construir en 2004 por una unión temporal de empresas que comprende la compañía surcoreana Samsung Engineering & Construction, el grupo belga BESIX y la sociedad emiratí Arabtec. Se encuentra situado en el Downtown Burj Dubai de la ciudad de Dubái, en Emiratos Árabes Unidos. Mañana se inaugura y se convierte en la estructura más alta construida por el hombre.

Son impresionantes los datos del rascacielos: un obelisco de acero y de vidrio de más de 800 metros (la altura exacta se desvela mañana) con 160 pisos, para los que se han utilizado 330.000 m3 de hormigón y 31.400 toneladas de barras de hierro. Será visible a 95 kilómetros de distancia. En realidad, no te venimos a contar lo que podrás leer en miles de blogs sino a desvelarte algo que seguramente verás menos y es qué fuerza humana y a qué precio levanta esta obra. No es oro todo lo que reluce.

Los Emiratos tiene una importante población de inmigrantes –expatriados como se autodenominan- trabajando en la construcción, principalmente de la India (42,5% de la fuerza laboral de los que el 65% son obreros) y Pakistán. Las malas condiciones y los bajos sueldos han llevado a los EAU algunos titulares de prensa no bienvenidos. En Dubai, el Gobierno ha hecho lo posible para garantizar los limitados derechos de tales trabajadores, especialmente asegurándose de que cobran el sueldo a tiempo. No obstante, de cuando en cuando aún ocurren disputas laborales, huelgas y protestas. El sueldo de uno de estos trabajadores ronda los 150 dólares al mes. Trabajan seis días a razón de unas 60 horas semanales. Siendo las tierras en las que Emaar construye prácticamente gratuita, el precio de la propiedad inmobiliaria en Dubai parece en cierto modo desconectada de la realidad.

La situación es tan grave que la legislación laboral en vigor no permite la formación de sindicatos, aunque los trabajadores pueden asociarse para la defensa y promoción de objetivos e intereses comunes. La ley no reconoce el derecho de negociación colectiva; los salarios se determinan por contratos individuales que son revisados por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

La próxima vez que le hablen de la torre, no sucumba al poder del oro negro, y explique lo que ocurre en ese país.

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario