Vender vino sin botellas

John Perry Barlow escribió un artículo en 1994 en la mítica -entonces revista sólo- Wired, justo antes de la explosión de Internet, en el que auguraba de forma pionera cómo iba a cambiar la economía con su llegada. El título no es casual: “Vender vino sin botellas“. Justamente esto es lo que se han debido plantear en la música hace muchos años. Hace poco, con muchas reticencias, un nuevo modelo de negocio surgió para vender vino -música- y olvidar las botellas -soportes-. Los bits se mueven sin parar en Spotify porque la creación está más viva que nunca; otra cosa son los intermediarios.


(…) [Antes] los derechos de la invención y de la autoría se vinculaban a actividades del mundo físico. No se pagaban las ideas sino la capacidad de volcarlas en la realidad. A efectos prácticos, el valor estaba en la transmisión y no en el pensamiento transmitido.

Así de claro lo tenía Barlow hace 16 años. Y Spotify está obrando el milagro de que la gente pague por unos contenidos que fluyen gratis por las redes P2P. Hay vida más allá del negocio tradicional. “Es tan fácil tener ideas. La mayoría de la gente se busca razones para no realizar sus ideas. Hay gente que te dice: “Es una idea sencilla, yo también la tuve”. Sí, pero la diferencia es que yo hice algo con ella.“, afirma Daniel Ek, director general de Spotify

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario