Uno de los ingenieros que creó el PC de IBM augura el final de una era

Uno de los ingenieros que diseñó el primer PC de IBM, que ahora cumple 30 años, se ha sumado a la lista de profetas que auguran el final de la era del PC que, según escribe en su blog, va por el camino de los discos de vinilo, la máquina de escribir o el tubo catódico.

Mark Dean, que permanece en IBM, fue uno de los ingenieros que intervino en el desarrollo del PC de IBM sobre el que detenta tres de las nueve patentes existentes, según Cnet. En su blog se muestra orgulloso de haber estado en el equipo de doce ingenieros que diseñaron aquella máquina y haber seguido su proceso de mejora durante los años ochenta.

Para Dean, la decision de IBM, en 2005, de vender su división de ordenadores personales a la empresa china Lenovo fue acertada. “Muchos criticaron la decisión de abandonar el negocio en aquellas fechas. Ahora está claro que nuestra compañía estuvo en la vanguardia de la era pos PC”. Dean explica que su primer ordenador ahora es una tableta.

Aunque los ordenadores personales no serán totalmente reemplazados en poco tiempo, el ingeniero destaca el crecimiento de las tabletas y los teléfonos inteligentes pero subraya que la innovación florece más en los espacios sociales donde las personas y sus ideas se muestran e interactúan.

Entre quienes han anunciado el fin de la era del PC figuran el patrón en 1999 de IBM, Lou Gerstner, y Setve Jobs.

El 12 de agosto de 1981, IBM presentaba su modelo 5150. El sistema operativo era de Microsoft. IBM lo había intentado ya en dos ocasiones, pero habían salido unas máquinas demasiado caras. Esta vez dio con la fórmula para ahorrar tiempo y dinero. En lugar de fabricar su propio software y todo el hardware lo fue a buscar ya hecho, en el mercado. La máquina era una caja beis, con 16 kilobytes de memoria que costaba 1.565 dólares. En la pantalla se podían leer unos caracteres de color verde fosforescente, y, según la publicidad de la época, un manual muy fácil de entender permitía estar empleando aquella máquina en apenas unas horas. Otras marcas se habían anticipado con ingenios similares. El profesor Michel Dertouzos, cuando hablaba de la historia de los ordenadores personales, siempre ponía a Xerox y Apple por delante de IBM. Pero IBM no se guardó el secreto de su arquitectura. Era abierta, estaba fabricado con componentes genéricos, que podían obtenerse fácilmente. Y su comercialización se hizo con distribuidores independientes. El procesador lo puso Intel. Este ejemplar de IBM rápidamente fue clonado por otras marcas. El ecosistema del pecé se impuso. En 1983, la revista Time no proclamó un Hombre del año, sino la Máquina del año, el pecé.

Fuente > CiberP@is

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario