18 verdades sobre ideas y modelos de negocio

Muchos emprendedores se pierden y siembran el futuro fracaso en el mundo de las ideas y en la trasformación de las mismas a modelos de negocio. A continuación se muestran una serie de reglas nemotécnicas para analizar ideas o modelos de negocio embrionarios antes de adjudicarles recursos para su desarrollo. Creo que en los tiempos que vivimos también pueden conjuntar una “prueba del algodón” frente a las ideas que otros no presentan o pretenden vender.

La “prueba del algodón”

Los 18 pasos de “la prueba del algodón” de las ideas y los modelos de negocio:

  1. Aplique el sentido común, siempre y por encima de cualquier metodología e idea brillante.
  2. Sea práctico y pragmático por encima de protocolario y barroco.
  3. En el momento de escoger una metodología o herramienta para desarrollar sus ideas, recuerde que la mayoría de ellas son consecuencia y están adaptadas a un contexto completamente distinto al nuestro.
  4. Si no puede explicar el resultado final de forma rápida a gente corriente, empiece de nuevo.
  5. Si en el primer análisis económico de su idea, los números “no le salen”: No caiga en la tentación de pensar que su idea tiene la fuerza suficiente de cambiar hábitos y hacer conversos.
  6. Cuando imagine el uso de su idea o modelo de negocio recuerde: La sopa Campbells la consumen en Estados Unidos y el gazpacho en España: No todo es universal.
  7. Sea modesto en el resultado final y rápido (muy rápido) en el tiempo de ejecución a emplear.
  8. Si es usted una persona con capacidad de generar ideas y ponerlas en movimiento, recuerde que esa es precisamente su riqueza: Nunca muera desarrollándolas.
  9. Nunca menosprecie el conocimiento o la tecnología antigua; son la base de los grandes modelos de negocio.
  10. Si está desarrollando algo porque fue el sueño de su infancia, recuerde que ésta hace muchos años que pasó.
  11. No confunda ideas con modelo de negocio. Unas son el inicio del camino y el otro el fin buscado.
  12. Nunca anteponga el valor de las ideas al del dinero: Los dos se necesitan.
  13. Si el modelo final de un negocio es la idea de una sola persona o de un solo conocimiento, vuelva a empezar y mézclelo con más personas y más conocimiento, lo enriquecerá tremendamente.
  14. Si el modelo final es tan brillante que no hay nada en el mundo que se le parezca: Desconfíe, algo no marcha bien.
  15. Si el modelo final ha encontrado/generado una necesidad nueva: Desconfíe, probablemente su ego le está jugando una mala pasada.
  16. Si es usted un emprendedor interno y su jefe no le entiende y tampoco a su idea: Reflexione, probablemente no ha definido bien su marco de actuación.
  17. Si el resultado final va a necesitar para su desarrollo un sacrificio sobrehumano de usted, su familia y su círculo de amistades, tírelo a la papelera. No merece la pena.
  18. Si cuando ve a un médico, un fontanero, un arquitecto, un trabajador de línea de montaje, un abogado, etc. piensa que usted es de una clase superior porque tiene ideas: Pare inmediatamente y visite un coach profesional para que le resitúe de nuevo.

Fuente > Navactiva

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario