La recomendación 344 de 1997 de la Comisión Europea sobre la creación de empresas

Hoy nos gustaría echar la vista atrás, partiendo desde el punto de vista de la situación actual con las micropymes y pymes ahogadas, muchas cerrando y estás, junto con las que se están abriéndose en una queja contínua, y con razón, sobre la burocracia y la simplificación administrativa.

Pues bien, nos gustaría que analizáramos un texto de hace casi 15 años, concretamente la recomendación 344 de la Comisión europea sobre la mejora y simplificación de las condiciones para la creación de empresas, de la que podemos extractar muchas frases, ya entonces muy significativas, y que siguen de actualidad como las siguientes:

Hace falta un cambio de mentalidad dentro de las administraciones públicas para conseguir un comportamiento más orientado al cliente entre administraciones y empresas, y las administraciones públicas deberán preocuparse más por ayudar a la empresa que por controlarla […]

[…] Si nadie discute la necesidad de una reglamentación adecuada, el efecto acumulado de esa reglamentación, su complejidad y los costes de adaptación ocasionan problemas y pueden tener consecuencias desproporcionadas sobre las empresas en relación con el objetivo de la reglamentación […]

[…] la carga – administrativa –  es desproporcionada para las pequeñas empresas, que, en comparación con las grandes, no disponen de los recursos humanos y financieros necesarios.

Un marco para una política de simplificación implica, por tanto, una coordinación dentro de los servicios públicos, no sólo entre las administraciones centrales, sino también entre éstas y las autoridades locales […]

Los funcionarios deberían sensibilizarse mediante campañas de información y los que se ocupan de asuntos relacionados con las PYME deberían recibir una formación apropiada […]

[…]Debería animarse a las administraciones públicas a compartir la información, utilizar más las bases de datos y las tecnologías de la información disponibles y, en su caso, adaptar sus normativas sobre protección de datos. Se sobreentiende que esa información compartida se refiere a los datos no confidenciales […]

Sobre el IVA:

[…] algunos Estados miembros permiten a las pequeñas empresas pagar el IVA tras haber recibido el pago del cliente en lugar de en el momento de elaboración de la factura («cash accounting»)

Y por último un poco de empatía:

Cuando proponga una nueva reglamentación, el legislador deberá tener un completo conocimiento de las consecuencias que dicha reglamentación tendrá sobre las empresas en términos de costes de adaptación y formalidades. Cuando sea necesario, deberán realizarse evaluaciones de las consecuencias sobre las empresas y análisis de los costes-beneficios en estrecha colaboración con la comunidad empresarial. Al hacerlo, el legislador deberá prestar una atención especial a las exigencias de conformidad para las PYME. Cuando las PYME pueden cumplir la normativa con un coste razonable, las grandes empresas también pueden hacerlo, mientras que, a la inversa, no ocurre necesariamente lo mismo. El principio de «pensar primero en los pequeños» («think small first») debería servir como test de tolerancia

Entendemos que ya han pasado 15 años, y que casi todos los paises de la Unión Europea casi estaban en el mismo punto de partida, pero seguro que a lo largo de este tiempo unos habrán hecho mejor su trabajo que otros, comprobándose esto en la situación actual de cada uno de ellos.

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario