¿Qué piensan las empresas de lo que ocurrirá con esta reforma laboral?

Está claro que las empresas parecen las más beneficiadas en esta reforma laboral, pero ¿Qué opinan dichas empresas sobre lo que ocurrirá?

“Es una reforma más profunda que las anteriores, nos sitúa más cerca de los países de nuestro entorno y facilita la generación de empleo”, opina Carlos del Corral, socio director de recursos humanos de la asesoría BDO, con 1.100 empleados en España. “Realmente esta reforma no esta favoreciendo los despidos, sino facilitando a las empresas modificar las condiciones de trabajo y mejorar la movilidad con el objetivo de evitar los despidos”, añade. El empleo lo va a crear la actividad económica, pero la reforma no va a ser un freno. Va a facilitar que seamos más competitivos”, explica Sánchez de León. “En la actualidad es más fácil cerrar una empresa que reestructurarla. Es posible que a corto plazo se produzcan despidos, pero también va a evitar el cierre de más compañías”, apunta, “y se va a tender a la reducción de las horas de la plantilla más que a la salida de gente”.

“Antes de despedir, se puede acudir a ajustes internos”, coincide Raúl Grijalba, director general de Manpower, quien cree que esta norma ha profundizado en el camino que comenzó el Gobierno del PSOE en su anterior modificación legislativa. “Se han puesto las bases para la contratación en las pymes”, asegura. “Es un paso. No creará empleo por sí sola, pero sí permitirá que no se destruya más”, cree. Y opina, además, que las posibles rebajas salariales serán “temporales”.

Santiago Vázquez. R Cable y Telecomunicaciones

“Permite otras medidas antes de despedir”

“Valoro la reforma con esperanza”, asegura Santiago Vázquez, director de recursos humanos de la operadora gallega de cable R, que cuenta con 205 empleados. “Me parece positiva porque ha roto la inercia tan negativa de destrucción de empleo”. Piensa que, sobre todo, la nueva norma ofrece una mayor flexibilidad interna a las empresas. “España ocupa el puesto número 115 de 139 países en eficacia en el mercado laboral, según un informe de Davos. Eso no nos lo podemos permitir”. Se lograría así, según este ejecutivo, una mejora de la competitividad de la economía española. “Las cosas van mal y había que cambiar algo”, afirma.

Cree que ofrece a las empresas flexibilidad a la hora de adaptar las jornadas laborales, incluida una reducción de salarios. “Es interesante el concepto, ya que permite otras alternativas antes que el despido, que es la decisión última que se debe tomar”.

“Y una adaptación a la realidad de la empresa, algo que los convenios sectoriales o territoriales impedían hasta ahora”, apunta.

Además, cree que el decreto favorecerá la contratación: “La parte psicológica va a influir porque creo que otorga confianza a los empresarios para contratar”. Y sobre todo piensa que los más beneficiados a la hora de contratar serán los emprendedores y pequeñas empresas. “Las pymes son los que más apoyos reciben ya que tienen ventajas para contratar”.

Javier Heres. Mercer y Marsh

“Tengo dudas éticas para aplicar la ley”

Es director de recursos humanos de dos consultoras, de Marsh y de Mercer, ambas pertenecientes al grupo Marsh & McLennan. Javier Heres asegura que tiene diferentes opiniones sobre la normativa: “Como empleado siento una presión porque veo que es más fácil que puedan despedirme y como padre de hijos mayores en la universidad estoy contento porque abrirá alguna oportunidad para ellos, aunque sea con un contrato malo”. Como director de recursos humanos cree que se ha avanzado en facilidades para la negociación colectiva y será también más sencillo el despido objetivo. “Nunca lo hemos utilizado hasta ahora. Siempre eran improcedentes a 45 días por año trabajado”. Pero la facilidad para despedir a 20 días por año y con un límite de 12 mensualidades le provoca algún rechazo. “Tengo dudas éticas sobre si aplicar la ley o no. Puedo necesitar una reestructuración por motivos de rentabilidad, ¡pero cómo voy a despedir a alguien que lleva 20 años en un departamento dándolo todo con solo 12 mensualidades! ¡Es una locura!”.

También opina que en la consultoría, donde el talento es crucial, es difícil bajar el sueldo a la plantilla, en caso de pérdidas, porque los empleados se irían a la competencia. Y le preocupa la posible judicialización de los conflictos: “No se permite el despido improcedente a 45 días sin arbitraje. Y pienso que los empleados intentarán agarrarse a cualquier clavo y aumentarán las demandas a las empresas”.

José Luis Salsidua. Bial

“Va a haber una avalancha de despidos”

José Luis Salsidua es director de recursos humanos de Bial, un laboratorio farmacéutico portugués con 220 empleados en España. Tiene una valoración positiva del decreto aprobado por el Gobierno. “Era necesaria. Inicialmente causó revuelo pero al final será beneficiosa porque va a permitir que se le quite el miedo al empresario a contratar porque obtiene flexibilidad”.

Esta plasticidad se gana en que favorece la movilidad geográfica y las condiciones de trabajo y en hablar de grupos profesionales en vez de categorías profesionales, “lo que facilita el cambio de puesto a un empleado”. También apunta a que ofrece posibilidades mayores a las empresas con dificultades. “Hay un abaratamiento clarísimo del despido por causas objetivas”, reconoce.

Le parece un paso adelante que se simplifique la modificación de las condiciones de trabajo de los empleados, “en horarios, en jornada y en salarios”. “Aunque no creo que sea tan sencillo que el empresario baje los sueldos a la plantilla. Antes tiene que pasar por un periodo de consultas y por el arbitraje. Está por ver cómo funciona”.

“Inicialmente no creo que la reforma vaya a mejorar nada”, asegura. “Va a haber una avalancha de despidos a 20 días por año trabajado, incluso antes de que se pueda modificar este punto en el trámite parlamentario. Pero a la larga sí que creará empleo”.

Íñigo Capell. NH Hoteles

“El fomento de la flexibilidad es básico”

Íñigo Capell es responsable de recursos humanos del NH Hoteles. En su opinión, la reforma aporta herramientas necesarias para los gestores de las plantillas. “La principal mejora que introduce la reforma es que incorpora diversas medidas que fomentan la flexibilidad, dando prioridad a los acuerdos dentro de la empresa frente a la extensa y compleja normativa sectorial y provincial”.

Este es precisamente para Capell el punto fuerte de la nueva normativa. “Cada compañía tiene una realidad diferente y necesidades distintas, por lo que es dentro de la empresa donde se debe negociar su marco de funcionamiento. La normativa sectorial y provincial no da respuesta a las necesidades de los empleados y las empresas. Además, en esta reforma se da mayor seguridad jurídica y fomenta la contratación indefinida”, apunta el directivo.

Para el ejecutivo, la satisfacción del personal de la compañía se refleja luego en la calidad del servicio que reciben los clientes. “Es por esto que en la regulación de nuestro propio marco de funcionamiento, haremos coincidir la satisfacción de las personas que trabajan en NH con medidas de polivalencia funcional y productiva. La mejora de la productividad y la eficiencia la obtendremos a través de los acuerdos que alcanzaremos con los representantes de los trabajadores. Flexibilidad interna, adaptando la organización a las necesidades del cliente, y mayor inversión en la formación de los empleados a través del crédito formativo”.

Francisco Martín. FCC

“Valoramos el nuevo contrato de formación”

“El modelo de formación profesional que ahora se trata de implantar funciona con éxito desde hace años en países como Alemania o Austria. En dichos países, a través de nuestras subsidiarias Alpine y ASA, utilizamos con buenos resultados esta forma de proporcionar las habilidades y los conocimientos necesarios para desarrollar su trabajo a muchos de nuestros empleados, quienes desde muy jóvenes aprenden y desarrollan toda su carrera profesional con nosotros”.

Esa es la opinión de Francisco Martín, el responsable de recursos humanos de FCC, uno de los principales grupos constructores y de servicios del país, presente en unos 60 países y con una plantilla fija de cerca de 30.000 trabajadores en todo el mundo.

“Aunque queda por saber cuál será el texto definitivo de la reforma laboral, para lo que habrá que esperar a que finalice el debido trámite parlamentario, creo que hay varios aspectos de la misma que directa o indirectamente pueden afectar de forma positiva a la gestión de personas en empresas como la nuestra”, señala Martín.

“Entre ellos, cabe destacar la flexibilidad en las relaciones laborales, la generalización del criterio de movilidad funcional a través de los grupos profesionales y, en especial, los nuevos contratos para la formación”. El ejecutivo considera que este tipo de acuerdo laboral puede tener una gran repercusión en el entorno de trabajo español.

Joan Vargas. Grupo Iberostar

“Falta abordar una mejora competitiva”

“La captación y retención de talento depende de las políticas de recursos humanos de cada empresa y no tanto de la estructura legal de las relaciones laborales”, matiza el responsable de personal del grupo Iberostar. “El enfoque de esta última reforma gira en torno a la flexibilización de la estructura laboral de las empresas y a la contención de costes; y toca tangencialmente factores clave para la mejora de la competitividad de la economía, como la formación y la retribución en función de la productividad”.

“La reforma laboral no ha abordado la importancia de las personas en la competitividad de una economía. Aspectos tan trascendentes como la cualificación del capital humano, la escasa penetración de las TIC en las empresas o un sistema educativo acorde a las demandas del mercado quedan en segundo término. Las reformas laborales buscan un impacto a corto y medio plazo y, en cambio, los factores que inciden en la competitividad hay que trabajarlos más a largo plazo. En este sentido, nuestra economía precisa reformas estructurales importantes”, sentencia el ejecutivo.

“Las empresas debemos trabajar para potenciar la competitividad diseñando políticas que incrementen el compromiso de las personas con el proyecto, que desarrollen sus competencias para adaptarse a un entorno internacional y en permanente cambio, y que premien la productividad de cada individuo. Así, el proyecto empresarial propiamente dicho se convierte en el mejor factor de atracción y retención del talento”.

Fuente > Cinco Días

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario