7 errores que no debe cometer un emprendedor al crear su web

A la hora de desarrollar una web, es fácil cometer ciertos errores si no se tiene mucha experiencia en el tema. Debemos tenerlos muy en cuenta para tratar de corregirlos y sacarle a la página el máximo partido posible.

Los principales errores son:

1. No tener claro cuál es el objetivo o el modelo de negocio. A menudo, cuando queremos crear una web, lo que hacemos es solamente fijarnos en la web de la competencia. Lo correcto sería analizar para qué queremos la web y cuál es el objetivo de negocio, y en función de eso, plasmar las diferentes secciones y funcionalidades que debe tener el sitio.

2. La web es cosa del informático. Muchas veces solemos pensar que la única persona que tiene responsabilidad a la hora de crear una web, es el informático o el programador encargado de esto. Gran error. La mejor persona para realizar la consultoría inicial de la Web es el emprendedor, quien conoce mejor el negocio y sabe cuáles son los objetivos a los que quieres llegar.

Somos nosotros quienes debemos definir ciertos parámetros acerca de la web, y con estos parámetros, le daremos la receta al programador para que haga todo el diseño. En ningún momento podemos dejarle el cien por ciento de la responsabilidad a esta persona, ya que su tarea la lleva a cabo siguiendo nuestras instrucciones.

3. La web es una copia del catálogo físico de nuestro negocio. Otro gran error es intentar trasladar de forma exacta, toda nuestra oferta de productos y servicios del catálogo físico a nuestro sitio web. Y es un gran error porque de entrada, estamos considerando que las personas que se leen ese catálogo físico, son las mismas que van a buscar nuestros productos vía web, cuando es muy posible que sean dos públicos distintos. Es más: a la hora de navegar por Internet, la gente tiene una forma de buscar la información muy diferente a como lo haría a través de un libro, un periódico, una revista o un catálogo físico.

Por tanto, debemos investigar como busca la gente nuestros productos a través de Internet y crear la arquitectura de nuestro sitio web en función de esa búsqueda.

4. La inversión en el negocio web es igual a la inversión en hacer la página web. Uno de los errores más comunes ocurre cuando a la hora de calcular el coste de montar un negocio en Internet, asumimos que el cien por ciento de ese coste es lo que vale hacer la página web. Y lo cierto es que hacer la página web es el primer paso, porque obviamente, sin ésta no hay negocio. Pero el coste de este primer paso es pequeño si lo comparamos con lo que viene después: ejecutar el plan de marketing.

Una web, si no tiene visitas no tiene clientes. Y los clientes hay que salir a buscarlos, porque no van a venir solo por el hecho de tener una web construida.

Existen diferentes herramientas para la búsqueda de clientes como el Posicionamiento en buscadores, campañas de pago por click, redes sociales, e-mail marketing… en definitiva, herramientas en las que hay que invertir dinero y tiempo en hacer que funcionen correctamente.

5. La web la hace mi primo. Muchas veces para ahorrarnos dinero en la fase inicial, lo que hacemos es subcontratar la web a un pariente, un amigo o alguien de confianza que nos pueda hacer la página a un precio muy barato o incluso gratis. Y cuando alguien nos hace la web gratis, nos la hará de la manera más sencilla y sin ponerle ese cariño o ese plus que queremos en nuestro servicio.

Por eso, a la hora de crear una web, mi recomendación es pagar por un buen servicio, ya que esa inversión adicional terminará dando buenos frutos a largo plazo.

6.Fijarse solamente en el diseño. El diseño entra por los ojos y por supuesto es muy importante. Pero no es el único componente que debemos valorar para saber si una web está bien construida o no.

A veces nos dejamos guiar por el hecho de que una web sea bonita, y asumimos que al serlo, ya es una web funcional, operativa y lista para captar muchos clientes. Pero no siempre es así. Como digo, el diseño es muy importante, pero a su vez, la web debe contar con otros indicadores a tener en cuenta, como ser una web manejable y estar bien posicionada en contenidos.

7.No valoramos el precio de una web. En ocasiones pedimos un presupuesto por la creación de una web y lo consideramos caro por ser un importe alto y ya está. El coste de una web hay que valorarlo por ¿cuántos clientes puedo conseguir con esa web?

Imaginemos que el objetivo de nuestra web es la venta de motos. Si por cada moto que venda obtenemos un beneficio de 500 euros, sólo con la venta de dos motos estaremos recuperando los mil euros que nos costó la construcción de la página. Por tanto, lo que debemos analizar es el número de ventas que debo realizar para recuperar el coste de la web. Si lo vemos desde esa perspectiva, nos daremos cuenta de que el precio de una web se mira como una inversión, no como un gasto.

Con esto termina la exposición de la lista de los errores más comunes que he querido compartir con todos ustedes. Espero que todos los tengan en cuenta y no caigan en ellos. Con seguridad vuestros proyectos llegarán a un destino rentable.

Fuente > ABC

The following two tabs change content below.
Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

One thought on “7 errores que no debe cometer un emprendedor al crear su web

  1. Pablo R.S.

    Excelente artículo.

    La verdad es que yo me encuentro en ambos lados, soy emprendedor y además he creado una empresa de informática que entre otras cosas, se dedica al diseño web.

    Estoy completamente de acuerdo en todos los puntos destacando los siguientes:
    1. Está claro que hay que estar en internet, aunque sólo sea porque la competencia también está y en estos momentos complicados hay que sacar el negocio de debajo de las piedras, e internet siempre es un gran apoyo. Una vez llegados a este punto es fundamental el saber que vamos a ofrecer a nuestros visitantes cuando lleguen a nuestra web, como vamos a hacer que vuelvan, que les interese nuestra información, como queremos que nos vean, como reconducirlos por las diferentes secciones hasta que lleguen al producto/servicio que nos interese. Tener esto claro es fundamental para crear una web competitiva.
    2. Nosotros siempre decimos que podemos hacer unas webs excelentes, pero es imposible que vendamos la empresa del cliente tan bien como el cliente, por más que queramos, nadie sabe más de su empresa que el propio empresario. Otra cosa es que nosotros le enseñemos como “escribir” según lo que quiera decir, sobre todo de cara a la optimización en buscadores, pero el contenido del propio empresario es insuperable.
    4. Es fundamental medir el rendimiento de la web y comprobar periódicamente su funcionamiento: cantidad de visitas, qué páginas son las más visitadas, el perfil de nuestros visitantes, y sobre eso actuar en consonancia. No todo acaba en el momento en el que estamos Online, de hecho, el trabajo acaba de comenzar.
    5. Completamente de acuerdo con este punto. Cada uno a lo suyo, si queremos un resultado profesional lo debe hacer un profesional. Este tipo de “trabajos caseros” suelen acabar en un producto sin terminar, sin probar, con infinidad de riesgos de seguridad y finalmente estamos dándole al cliente exactamente la idea equivocada de nosotros. Podemos ser una empresa excelente que con una mala web así es como nos verán, lo mismo al revés, podemos ser muy modestos, pero una web profesional nos dará una imagen excelente.
    7. Con respecto al tema del precio entiendo que de cara al cliente es complicado, sobre todo teniendo en cuenta el desconocimiento del sector y la oferta tan amplia que hay en estos momentos. No obstante es fundamental tratar con profesionales y comparar, tantos los aspectos técnicos, como la empatía y la disponibilidad de diseñador. Muchas veces entre empresarios se comenta: mi web me valió 1.000 euros a lo que otro contesta, pues vaya estafa, la mía sólo 300. Y con eso nos quedamos, sin saber que es lo que ha hecho el de 300 y el de 1.000 (tipo de tecnología utilizada, fiabilidad del servidor, estudio de “amigabilidad” de cara al usuario, estadísticas, posibilidad de actualizar nosotros mismos el contenido, optimización para buscadores (SEO), posicionamiento, alta en directorios, medición y seguimiento… No es lo mismo hacer la web con el Powerpoint que hacer un diseño profesional, nada que ver.

    Y podría seguir hablando largo y tendido según nuestra propia experiencia, pero creo que ya me he pasado :)

    Si alguien está interesado en ampliar información que se ponga en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso (www.2ksystems.com), estamos muy concienciados con los emprendedores.

    Reply

Deja un comentario