¿Qué puede hacer un emprendedor en vacaciones?

Las palabras emprendedor y vacaciones quizá sean como agua y aceite, no sirven para decirlas juntas, pero estamos en agosto y quizá sea un buen momento o para bajar el ritmo, si no puedes cerrar, o si te lo puedes permitir, tomarte un respiro. Para este momento del año también pueden existir buenos consejos para un emprendedor en vacaciones:

0.- Desconecta. Si puedes y quieres debes hacerlo aunque sea un poco.

1.- (Re)organiza todo. Seguro que durante todo el año has ido a toda pastilla y sin tiempo (casi) de mirar atrás y ocuparte de tareas pendientes. ¿Por qué no encargarse de ello ahora? Con la marea baja, seguro que puedes sacar tiempo de hacer esos informes atrasados, reorganizar facturas, organizar el trabajo de los próximos meses… Seguro que, con la mente más despejada, organizas todo mejor.

2.- Reflexiona. Llevas casi un año trabajando más horas de las debidas y luchando por sacar tu proyecto adelante. ¿Qué tal si te paras un momento a pensar? Plantéate preguntas como estas: ¿estás gestionando bien a tu equipo? ¿Tu estrategia de marketing es la adecuada? ¿Estás sabiendo llegar a tu público potencial? ¿Te estás posicionando como es debido? Agosto puede ser un mes fantástico para la reflexión, para coger carrerilla y para cambiar todo aquello que sea mejorable.

3.- Adelanta a tu competencia. Sabes que, para dejar atrás a tu competencia, tienes que hacer una serie de mejoras, pero nunca ves el momento. ¿Por qué no hacerlo ahora? Seguramente tu competencia esté apagada o a medio gas, con lo que comenzarás la temporada con una ventaja sustancial que quizá conserves varios meses, antes de que te alcancen.

4.- Vuelve a ser creativo. ¿Cuánto tiempo hace que no le das barra libre a tu cerebro? Antes de empezar tu proyecto, tu mente no paraba de parir ideas y de crear conceptos creativos e innovadores, pero la rutina del día a día ha matado esa faceta. ¿Qué tal si te relajas unos días y dedicas tu mente a pensar en algo que deje a los demás con la boca abierta?

5.- Consigue nuevos clientes. ¿Quién dice que agosto no es un buen mes para conseguir clientes? Es probable que tus clientes potenciales no trabajen este mes, pero, si tienen la mitad del espíritu emprendedor y las inquietudes que tienes tú, seguro que tienen tiempo para tomar un café. Con calma, sin prisa, con tiempo para charlar, intercambiar ideas, llegar a puntos comunes… El tiempo libre del que dispones podría ser un gran aliado para conseguir a ese cliente tan grande que siempre andabas persiguiendo.

6.- Inicia nuevos proyectos. Vale, tu negocio va bien y no necesita estar constantemente atendido este mes. ¿Y si te pones a iniciar otra cosa? ¿Recuerdas cuando tu mente era un hervidero de ideas y siempre hacías más de una a la vez? ¿Por qué no dedicar estos días de descanso a pensar si hay nuevas oportunidades de negocio que puedas llevar a cabo?

Fuente > El Confidencial

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>