Los 7 primeros problemas que debe afrontar el emprendedor al crear su empresa

Crear una umpresa no es tarea sencilla y los emprendedores normalmente no son conscientes del abismo que hay despues del alta de autónomo, momento en el que de repente aparecerán algunos problemas a los que hay que dar respuesta y sobre los que hay que estar prevenidos
Hay quién prefiere descubrirlos e irlos solucionando.

Problema 1 : Conseguir nuevos clientes será difícil

Se dice que mantener un cliente actual es de 3 a 7 veces (según fuentes) más sencillo y menos costoso que conseguir un nuevo cliente.
‘Going Hunting’ (‘Cazar’) nuevos Clientes es más difícil que hacer ‘Farming’, o cultivar clientes actuales
Sé consciente que los nuevos clientes pueden tardar en venir, y requerirán de un proceso de Ventas muy bien construido y eficaz.

Problema  2: Ingreso es distinto a Cobro

A veces tendrás una cuenta de resultados muy bonita, con unos ingresos significativos y unos gastos menores, y un beneficio decente.
Sin embargo, tu empresa se puede ir igualmente a pique. ¿Por qué? Porque tu empresa sobrevive por la tesorería, por el ‘flujo de caja’. Tener liquidez será importante. Cobrar de un cliente es el paso final, no ingresar. Y recuerda que de momento el IVA se paga aunque no hayamos cobrado.

Problema 3: Desenfocar tu tiempo es un camino para el fracaso.

Ser una persona de elevada ‘productividad’ te puede ayudar muchísimo en tu empeño de levantar la empresa.
Hay muchos temas a realizar, no añadas otros de menos valor o vivirás rodeado de actividad-ruido.
Enfócate hacia lo más importante, clientes, empleados, financiación, operaciones, satisfacción cliente…

Problema 4: La falta de escalabilidad de tu empresa te pasará factura tarde o temprano

El modelo de negocio que escojas, la infrastructura, el talento de tus empleados, etc. determinarán en gran medida la capacidad de tu empresa de crecer a largo plazo.
Puedes construir de forma ‘corto-placista’ para crear y operar un pequeño negocio o empresa. Es perfectamente lícito. Pero luego no pretendas que la misma se convierta en una gran multinacional si construyes sobre cimientos débiles.

Problema 5: Los Socios pueden ser una área de problemas

Dejar los temas bien cerrados. Ir de buenas y para el bien de todos. Separar los roles y responsabilidades. Dejar claros escenarios como la entrada de capital riesgo, petición de crédito, toma de ciertos riesgos, etc.
Todo ello son puntos a tener en cuenta  y solo con un buen contrato inicial, transparencia y muy buena voluntad por parte de todos se llegará a buen puerto.
Escoge muy bien con quién te asocias.

Problema 6: Tendrás que aprender a vender tu empresa, de finanzas, de tecnología, de temas legales y de talento (o RRHH).

Pues sí. Quizá eres un ingeniero de telecomunicaciones, una experta en tu producto o una gran persona de marketing. Es lo que has hecho siempre, es lo que te gusta y es aquello alrededor de lo que has montado la empresa. Sin embargo, montar y desarrollar una empresa, si eres el fundador, requiere muchas capacidades y conocimientos más que te verás obligado a adquirir.

  • Vender: Presentar tu empresa y hacer que encaje con las necesidades de tus interlocutores será imprescindible. Principalmente con clientes pero a veces también con otros actores, como por ejemplo bancos o empresas de capital riesgo.
  • Finanzas: Ingresar, cobrar, pagar, entender de impuestos, presentar los libros, etc. Aunque te ayude una gestoría externa, mejor aprende o algún día puedes encontrarte una sorpresa desagradable.
  • Tecnología: Tener una base informática te ayudará mucho. Velocidad, productividad, optimización del funcionamiento, etc aunque tu empresa sea de base no tecnológica.
  • Legal: Tendrás que realizar contratos. Para crear la empresa. Para con clientes. Para proveedores. Para empleados, mejor aprende.
  • Talento/RRHH: Identificar el perfil que necesitas. Entontrarlo. Seleccionarlo. Contratarlo. Motivarlo. Y eso sin contar gestión laboral, que probablemente externalizarás.

Problema 7 : Te llevarás problemas a casa

Cuando se trata de tu empresa no hay un ‘directivo superior’ al que encomendarte.
Tú tienes que conseguir que haya tesorería para pagar las nóminas.
Tú respondes por las deudas de la empresa.
Tú te preocupas más por la empresa que la mayoría del resto de tus empleados.
Cuando pierdes un Cliente te duele en el alma.
Cuando tienes que despedir a un trabajador porque no hay suficiente volumen de trabajo también te duele.
Todo ello acaba redundado en que sea más probable que te lleves problemas a casa que si trabajas por cuenta ajena.

Fuente > Noticias de hoy

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario