¿Por qué y cómo paquetizar tus servicios?

paquete.jpg

Los emprendedores que su actividad principal es la prestación de un servicio normalmente sufren y disfrutan todo lo relacionado con la intangibilidad de naturaleza de los servicios. Entendiendo como un servicio el conjunto un conjunto de actividades que buscan responder a las necesidades de un cliente, nos encontramos con varias circunstancias que se pueden solucionar paquetizando sus servicios.

Para caracterizar los servicios un poco podemos definir dos factores, uno positivo y uno negativo:

Por un lado, podemos ver  el factor negativo de los servicios, son intangibles, lo que nos genera dificultades para que el cliente perciba el valor de los mismos y por tanto sus posibilidades de pagar un precio mayor,

Y por otro, como factor positivo, lo normal es que los servicios gozan de mejores márgenes de rentabilidad al tratarse, de manera general, sobre todo los prestados por profesionales: abogados, informáticos, diseñadores, etc; en estar basados en el rendimiento del capital humano y con pocos costes fijos.

Visto esto, y para poder competir con nuestros servicios, una de las estrategias que podemos seguir, por la facilidad que tiene para ser aplicada por el emprendedor, y que desde hace tiempo siguen las empresas, es lo que yo llamo paquetizar servicios, un término que si bien no existe da una idea visual de lo que tienes que hacer, aunque ya puestos la Real Academia de la lengua nos ofrece el término empaquetar,  pero, ¿de que se trata?.

¿Qué entendemos por paquetizar servicios?

Paquetizar servicios es el resultado de un análisis en el que se sumarán un conjunto de actividades y servicios relacionados entre si, a los que potenciaremos sus bondades y que finalmente venderemos finalmente como una unidad, de manera que el cliente perciba mayor valor dando respuesta a de manera integral a las necesidades del cliente.

¿Por qué paquetizar nuestros servicios?

Paquetizar puede ser una respuesta comercial a nuestra actividad, hará que le podamos poner nombre, precio e  imagen al proceso de prestación de servicios, con lo que convertiremos en tangible algo que en principio no lo es con el objetivo final de vender más y que para el usuario le sea más fácil de identificar y finalmente pagar lo que va a consumir de nuestra empresa. Al final lo que buscamos es mostrar el valor de nuestros servicios y obtener mejores resultados.

¿Cómo paquetizar nuestros servicios?

Previamente antes de paquetizar, deberemos hacer un análisis interno de tres cosas,

  • Las necesidades de los clientes, desde el punto de vista de aquellas cosas extra que le podríamos sumar a nuestros servicios y  que echan de menos.
  • Qué ofrecen nuestros competidores directos o empresas con servicios relacionados, que no paquetizan pero que nos pueden aportar ideas de añadir a nuestros servicios elementos complementarios.
  • Los procesos internos de prestación de los servicios para detectar mejoras, valor que no mostramos y conocer internamente y en detalle lo que hacemos y cómo lo hacemos.

El proceso de paquetizar o generar paquetes de nuestros servicios debe ser muy personalizado a cada empresas y a sus servicios ya que si no fuera así no generaríamos ventajas competitivas, para hacerlo podremos tener en cuenta los siguiente:

  • Hay que intentar, con el análisis en la mano, dividir todo el proceso en la mínima unidad posible, con el criterio de en esa división, que cada pequeña parte sea tangible o añada valor, para a partir de ahí ir sumando cada elemento y configurando el paquete completo.
  • Los potenciales clientes, aquellos que no te han contratado nunca, prefieren, sin duda, ver productos estandarizados que facilitan la decisión de compra ya que pueden comparar con otros, en lo que incluye y en el precio.
  • Con la paquetización debes conseguir límites en la prestación del servicio, lo que incluye, el precio a cobrar, pero también el cliente debe percibir que el dinero que va a desembolsar es también limitado.
  • Debemos establecer distintos paquetes para los distintos perfiles y gustos de cada segmento de nuestro público objetivos no te conocen, suelen preferir productos estandarizados a los que puedan hacerse una construcción mental, buscar un simil y comparar en calidad y precio.
  • Tendremos en consideración, que este proceso es cambiar un poco la mentalidad de nuestra empresa y que mostraremos claramente y sin obscurantismos que servicio prestamos, sabiendo que no sólo lo van a percibir nuestros clientes sino también nuestros competidores, cosa que si no queremos que pase no debieramos hacer.
  • Deberemos considerar añadir cosas externas de colaboradores o elementos subcontratados que conviertan en más integral el paquete
  • Hay que tener en cuenta que la paquetización normalmente es fuente de innovación, con lo cual deberemos aprovechar para darle un giro a nuestros servicios que nos genere ventaja competitiva.
  • Con todo, debe primar la comunicación clara, transparente y con lenguaje entendible y atractivo para el cliente, no nos olvidemos que es una herramienta de marketing.
  • Se pueden utilizar modelos freemium, donde incluso se establezca un paquete, con valor para el cliente, pero que utilicemos con un precio cero, para captar clientes y mostrar las bondades del resto de paquetes.
  • Podemos dar la posibilidad a nuestros clientes de combinar paquetes de manera que cada uno se configure su producto final mucho más ajustados a sus necesidades y al precio que pueda o quiera pagar.
  • Finalmente una advertencia, no pasar el límite de excedernos en las bondades de nuestros productos ya que es bastante goloso colar cosas que no tienen valor o generar expectativas superiores a lo que finalmente recibe el cliente, generando insatisfacción y que se pueda sentir estafado cosa que no queremos

Foto > Flооd

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.