La paradoja de Abilene y el emprendedor

reunión.jpg

Veamos hoy un pequeño descubrimiento pero que justifica muchas de las cosas que suceden cuando se reúne a un grupo para tomar decisiones, ¡ahora lo entiendo todo!

Se trata de un fenómeno sociológico que explica algunos aspectos del “pensamiento en grupo“, mediante el cual  las personas se desaniman a la hora de actuar en contra de la tendencia del resto del grupo, con lo que pueden dejar al grupo tomar decisiones erróneas.

Esta teoría toma su nombre por una anecdota explicada por el experto Jerry B. Harvey, en su libro de 1988 The Abilene Paradox and other Meditations on Management, que la relataba de esta manera:

Una calurosa tarde en Coleman, una familia compuesta por suegros y un matrimonio está jugando al dominó cómodamente a la sombra de un pórtico. Cuando el suegro propone hacer un viaje a Abilene, ciudad situada a 80 km., la mujer dice: «Suena como una gran idea», pese a tener reservas porque el viaje sería caluroso y largo, pensando que sus preferencias no comulgan con las del resto del grupo. Su marido dice: «A mí me parece bien. Sólo espero que tu mamá tenga ganas de ir.» La suegra después dice: «¡Por supuesto que quiero ir. Hace mucho que no voy a Abilene!».

El viaje es caluroso, polvoriento y largo. Cuando llegan a una cafetería, la comida es mala y vuelven agotados después de cuatro horas.

Uno de ellos, con mala intención, dice: «¿Fue un gran viaje, no?». La suegra responde que, de hecho, hubiera preferido quedarse en casa, pero decidió seguirlos sólo porque los otros tres estaban muy entusiasmados. El marido dice: «No me sorprende. Sólo fui para satisfacer al resto de ustedes». La mujer dice: «Sólo fui para que estuviesen felices. Tendría que estar loca para desear salir con el calor que hace». El suegro después refiere que lo había sugerido únicamente porque le pareció que los demás podrían estar aburridos.

El grupo se queda perplejo por haber decidido hacer en común un viaje que nadie entre ellos quería hacer. Cada cual hubiera preferido estar sentado cómodamente, pero no lo admitieron entonces, cuando todavía tenían tiempo para disfrutar de la tarde.

Si miramos esto desde el punto de vista del emprendedor este fenómeno nos arroja unas conclusiones interesantes, que a lo mejor ya habías percibido cuando se hacen las cosas en grupo o equipo y que se pueden controlar.

  • Trabajar en grupo a veces no es lo mejor, exceso de reuniones y buscar consenso, como todo en exceso es perjudicial, debes detectar cuando tanto grupo genera malas decisiones y evitar la reunionitis.
  • Debes tener en cuenta que cuando se da es fenómeno de manera implícita se está coartando la creatividad, por lo que no solo estás tomando malas decisiones puntuales sino que estás llevando a tu empresa por mal camino.
  • Cuando un grupo está ante situaciones de estrés suele darse en mayor medida esta paradoja, por lo que es cuando más alerta se debe estar, ya que es bastante más fácil que nadie vaya en contra de casi la primera ocurrencia.
  • Esto se puede combatir en estas sesiones grupales con asertividad, ya que normalmente es lo que puede hacer que aquellas personas que equilibrarían las decisiones del grupo puedan mostrar su punto de vista.

Foto |Simon Blackley

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.
Javier Navarro

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 10 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja un comentario

scroll to top