Decálogo: «No tengo un mal día, es que soy emprendedor en España»

El emprendedor siempre aparece como un ser idealizado, sonriente, triunfador, de éxito, pero no siempre es así, detrás hay sacrificio, mucho trabajo y constancia, y muchas veces te tropezarás con algun emprendedor que te demuestre que no tiene un buen día.

Pues bien, el ser emprendedor te permite la licencia de tener al menos un día que puedas mostrar cara de mala hostia por el simple hecho de tener una empresa, y para ellos en Emprendemania hemos elaborado un decálogo que justifica el tener un mal día, veamos las diez razones:

  1. Llevas al menos dos años de alta de autónomo y no te beneficiaste nunca de la tarifa plana del emprendedor, que fue selectiva sólo para los nuevos emprendedores, con lo que has visto abrir y cerrar negocios a emprendedores que pagaban 200 euros menos que tú al mes en su recibo de autónomo. El que elaboró la medida se olvidó de ti que necesitas consolidarte.
  2. Tienes un empleado, justamente cumples la media de los autónomos en España, y sólo en costes de Seguridad Social, tuyo y del empleado, te gastas 700 euros al mes por el simple hecho de existir. Paralelamente puedes ver diariamente a donde va todo el dinero de la Seguridad Social sin ser controlado ni siendo objeto de ninguna inspección. Siguiendo con esto, el que crea una pequeña empresa, no es solo para sobrevivir, es para ganar dinero, esto es lícito, pero España, en este sentido, no es tierra de oportunidades, ya que los impuestos te exprimen hasta el límite; tu quieres contribuir pero debieran exprimirte menos.
  3. Te rodean clientes, proveedores y competidores, con carencias de cultura empresarial, lo que hace que el tejido empresarial en el que te mueves no sea el idóneo para competir y progresar, incluso llega a ser una fuente inagotable de trabas y desánimo.
  4. Vives en una economía real, que no es la que lees diariamente en la prensa, sobre todo la digital, donde sólo hablan de startups, innovación e Internet, una burbuja en la que te sientes desubicado e intruso, cuando lo mismo debiera ser al revés; las estadísticas de empresas de sectores tradicionales respecto a las startups y el empleo generado por estas así lo demuestra, por lo que se le debiera dar una importancia relativa a las cosas.
  5. Todo lo que te rodea se puede simplificar, por lo que quieres (necesitas) un estado, comunidad autónoma o municipio – que no un gobierno – que lo haga, que el funcionario en cuestión reduzca su trámite o cobro al mínimo posible; se puede pero no se tiene voluntad sincera de cambiar las cosas, ya que estas decisiones las toman personas que por lo que se ven carecen de empatía.
  6. Sigamos con la prensa, no es bueno generalizar, pero hagásmoslo: no se porqué no cuentan las noticias explicando la letra pequeña; el 80% de las personas a los que llegan dichas noticias no terminan de entender el tema, cualquiera que sea, en profundidad y con criterio. Queda la duda si la culpa es del emisor, el mensaje o el receptor.
  7. Si  ves a un emprendedor en un bar que sepas que en breve va a dejar de ir, le vendrá bien un poco menos de café, ya que es justamente ahí donde personas que no saben lo que es ser empresario, que no saben de economía, dicen verdades absolutas basadas en rumorología que han oido en algún otro bar, cosa que te molesta especialmente.
  8. Quieres unos políticos preparados, honestos y con criterio, ves la tele y no identificas a ninguno.
  9. Las estadísticas no sirven, en un pais mediocre, la media aritmética resultante parece lo óptimo y representativo, pero justamente lo que hace es de ‘tapón justificador’ para no mejorar.
  10. Es insufrible, siendo una empresa pequeña, soportar el banco, y digo soportar porque justamente es así, eres su cliente, gestionas un montón de cobros, pagos, domiciliaciones, etc. y no te tratan de manera profesional, con educación, de igual a igual, que es lo que necesitas; es lamentable pero eres su cliente y un niñato de ventanilla no te trata con respeto; cuando aparezca un banco que haga esto te irás con los ojos cerrados.

Seguro que hay más cosas que te hacen tener un mal día, pero tranquilo emprendedor, seguro que todo esto que te hace sentir así, pasará y mañana estarás de mejor humor, merece la pena.

Foto > Orange_Beard

Javier Navarro

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 15 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top