¿Puedo deducirme el 100% de los gastos del vehículo de mi empresa?

Llega el comienzo de la campaña del IRPF y aprovechamos para tratar un tema que le suscita dudas a cualquier emprendedor. Se trata de qué gastos generados por nuestro vehículo deducirnos y en qué cuantía.

Pues en un interesante artículo de Ineaf, exponen perfectamente esta circunstancia, y es que cuando un empresario o profesional adquiría un vehículo para utilizarlo a nivel profesional y personalmente, en la mayoría de los casos, la Administración Tributaria presumía que la utilización empresarial era del 50%, permitiendo deducir el IVA soportado únicamente en esa cuantía.  Lo mismo ocurría con los  accesorios, piezas de recambio, carburantes, parkings, peajes, renovación y reparación de los mismos.

Para deducirse un importe superior era necesario demostrar que el porcentaje de utilización era mayor, y eso  era prácticamente imposible de probar, a excepción de los vehículos mixtos para transporte de mercancías, transporte de viajeros mediante contraprestación, enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación, uso por fabricantes en pruebas, ensayos, demostraciones o en la promoción de ventas, desplazamientos profesionales de representantes o agentes comerciales y servicios de vigilancia, en los que se permitía deducirse el 100%.

Hace unos meses, la Agencia Tributaria, en la consulta V2475-12, marca que los requisitos exigidos legalmente para deducirse las cuotas de IVA soportado por la adquisición de bienes o servicios directamente relacionados con bienes de inversión, deben concurrir respecto de dicha adquisición en particular y su relación con la actividad desarrollada por el sujeto pasivo, independientemente de su relación  directamente con un bien afecto exclusiva y directamente a la actividad o profesión.

Podrá deducirse todo el IVA soportado por gastos de gasolina, peajes, parkings, etc. acreditando que se derivan de visitas a clientes, proveedores… en días hábiles o a través de cualquier medio de prueba admitido en derecho.

Puede incluso presentar un escrito rectificando las cuotas deducidas de las declaraciones que no hayan prescrito y solicitar la devolución del importe pertinente.

 En caso de reparaciones y compra de piezas de recambio, se podrá deducir el IVA en la misma proporción en la que se haya deducido el del vehículo (50% o más, en el caso en que pueda demostrar una afectación a la actividad económica superior).

 Según la Agencia Tributaría, como conclusión final, podríamos argumentar que el derecho a la deducción del IVA soportado por estos gastos, debe desvincularse totalmente de la adquisición del vehículo.

Foto > Iñaki Pérez Aguado

Javier Navarro

Javier Navarro

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y diplomado en Empresariales. Dedicado desde hace 15 años a asesorar a emprendedores en la creación de sus empresas, elaborar estudios de viabilidad, modelos de negocio y consultoría estratégica empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top