Los últimos cambios en el paro del autónomo

Los últimos cambios en el paro del autónomo

Como ya adelantábamos en Emprendemania.com, gracias a los cambios que se van a introducir en la Ley de Mutuas se va a ver afectada la forma de acceder a la prestación por cese de actividad o lo que es lo mismo en lenguaje de la calle el paro de los autónomos.

Y es que a día de hoy tan solo el 1% de los 600.000 autómomos que cotizan mensualmente para poder cobrar dicho paro si tuvieran que cerrar la han solicitado: 6.000 personas, y lo que es pero de estos más del 80% recibieron una respuesta negativas al no cumplir los requisitos no pudiendo finalmente cobrar la ayuda.

¿Qué pasará con el paro de los autónomos con los nuevos cambios?

El Gobierno aprovechando la Ley de Mutuas ha introducido algunas mejoras – todavía pequeñas – para paliar el fracaso de estos 3 primero años de experiencia con el paro de los autónomos.

Se mantiene la voluntariedad de la prestación, pero se elimina la obligación de tener también que cotizar por contingencias profesionales, al incorporarse a la cobertura de cese de actividad salvo que, por motivos de la actividad, el trabajador autónomo deba tener cubiertas las contingencias profesionales, lo cual reduce la cantidad que el autónomo debe abonar.

El primer requisito fundamental para acceder al cobro de las prestaciones es la de hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social, si no fuera así, el trabajador tendría 30 días naturales para abonar lo que deba, en lo que se conoce como una “Invitación al pago”

Si se cumple este requisito previo, el autónomo tendrá la posibilidad de poner fin a su actividad y acceder la ayuda si su causa se encuentra recogida en catálogo indicado en la nueva Ley de Mutuas.

La causa más común es entrar en pérdidas económicas para lo que hay que justificar que la merma económica es superior al 10% de los ingresos obtenidos en un año completo, teniendo en cuenta que no se aceptará si ese ejercicio es el del inicio de la actividad, aspecto muy importante para los emprendedores.

Además, también es posible el cese de la actividad cuando hay ejecuciones judiciales derivadas del cobro de deudas que comporten al menos el 30% de los ingresos del año anterior, y cuando hay una declaración de concurso. Siento también un motivo para acceder al cese de la actividad y a las prestaciones si el correcto funcionamiento de la actividad se ve alterado por fuerza mayor, violencia de género o por divorcio que previamente haya sido resuelto en un juzgado.

Asimismo, hay novedades respecto a la cotización a pagar para cobrar la ayuda, ya que a partir de ahora la ley de Presupuestos Generales del Estado fijará cada año el tipo de cotización aplicable a la base (promedio de las bases por las que se cotizó en los últimos doce meses), pudiéndose elegir una cuota entre el 2,2%  y el 4%.

A los TRADE también les cambian los requisitos para cobrar el paro

Para los trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE) –cuyos ingresos dependen en al menos un 75% de un solo pagador– también cambian las condiciones para acceder al cobro del paro.

Los trade o asimilados podrán justificar el cese de la actividad si la duración convenida del contrato con el cliente se finaliza; si hay un incumplimiento contractual grave; o debido a rescisión del contrato por parte del cliente tanto si la causa de la ruptura está justificada como si no.

Por último, la incapacidad, fallecimiento o jubilación del cliente, siempre que impida la continuación de la actividad profesional, es una reserva que también recoge la Ley de mutuas para que los trade cobren de la prestación por desempleo.

Para acreditar alguna de estas causas, estos trabajadores deberán realizar una declaración jurada en la que se consignará el motivo del cese y acompañada de los motivos que lo establecen.

En cualquier caso, también hay unas reservas por las que no se considerará legal el cese de la actividad. Entre estas están la interrupción o el cese voluntario del trabajo o se vuelve a contratar al mismo cliente una vez cesada la actividad y haber recibido la ayuda económica, a contar desde el momento en que se extinguió la prestación. En estos casos deberán reintegrar la prestación recibida.

Fuente > Cinco Días

Se reducen los requisitos para que los autónomos puedan cobrar el paro

Se reducen los requisitos para que los autónomos puedan cobrar el paro

Después de una una par de años desde la implantación del paro de los autónomos y comprobar lo insuficiente de la medida, le llegan cambios al aprobarse hace unos días le proyecto de ley de mutuas colaboradoras de la Seguridad Social, que va a cambiar la misma desde dos perspectivas, reducir los requisitos para acceder a ella y subir la cotización.

Y es que actualmente se rechazan el 80% de las solicitudes para cobrar el paro que que realizan los autónomos. En el primer trimestre de 2014, 642.000 autónomos cotizaban voluntariamente por la prestación de cese de actividad, pero de las solicitudes cursadas para obtenerla, sólo el 26% se concediron por parte de las mutuas.

La reducción de los requisitos para cobrar el paro

Se plantean varias medidas para facilitar el acceso la prestación por cese de actividad, reduciéndos del 30% actual al 10% el nivel de pérdidas anuales por motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción que debían acreditar los autónomos para acceder a la prestación, al tiempo que se mejoran los medios de prueba que pueden utilizar.

Asimismo, surge una nueva figura de  invitación al pago, de tal manera que, si en la fecha del cese en la actividad, el trabajador no está al corriente en el pago de cuotas a la Seguridad Social, el órgano gestor le dará un plazo adicional de treinta días para ingrese las cuotas debidas y no pierda el acceso a la prestación.

Aumentan las cotizaciones

Pero las buenas noticias nunca van solas, si bien las cotizaciones siguen siendo voluntarias – en algún momento el GObierno ha hablado de hacerlas obligatorias -, éstas van a subir para no generar un desequilibrio en las cuentas ya que tras un periodo transitorio de dos años en el que se aplicará un tipo del 2,2%, éste comenzará a subir, pasando al 2,7% en 2017, al 3,2% en 2018 y al 3,7% en 2019, hasta llegar al 4% en 2020.

Foto > La Moncloa

1800 euros para las empresas que hagan un contrato indefinido a un parado menor de 25 años

1800 euros para las empresas que hagan un contrato indefinido a un parado menor de 25 años

El Gobierno acaba de anunciar su estrategia para conbatir el alto paro juvenil y su principal arma serán las ayudas a las empresas que contraten a jóvenes, menores de 25 años, que estén esn situación de desempleo. En España, este programa de ayudas contará con 1.800 millones (900 procedentes del Fondo Social Europeo y 900 de nueva aportación) que llegarán entre 2014 y 2015.

Hay que tener en cuenta que el paro en España de personas de entre 16 y 24 años alcanza a 881.400 jóvenes, siguiendo también la misma linea en Europa donde llega a 5,2 millones de jóvenes.

¿En qué consiste la ayuda?

Podrán acogerse a él todos los jóvenes menores de 25 que no estudien ni trabajen. Esto reduce el número de potenciales beneficiarios a casi 550.000, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre.

La ayuda consite en bonificar la contratación de los jóvenes que estén inscritos, en un nuevo registro telemático creado para este plan, con 300 euros durante seis meses, la tarifa joven, según la denominación de Empleo.

Los requisitos para percibirla son dos: que suponga un aumento de la plantilla de la empresa y que sea un contrato indefinido. No obstante, el empresario solo tiene la obligación de mantener el compromiso laboral durante medio año. Dicho de otra forma, si el despido llega a los seis meses y un día, el empresario no tendrá que devolver la ayuda.

Esta bonificación será compatible con las ayudas que ya existen, como la tarifa plana. Es decir, ambas podrán acumularse. Sin embargo, el Gobierno advierte de que si la suma de las rebajas y las bonificaciones hace que la cotización salga gratis al empresario e incluso sobre dinero, como es lógico, este no podrá percibir el excedente.

Foto > Gunnar Wrobel

68.621 contratos indefinidos se han acogido a la tarifa plana de 100 euros

68.621 contratos indefinidos se han acogido a la tarifa plana de 100 euros

Han pasado ya 3 meses después de que se anunciara el pasado 25 de febrero la entrada en vigor de la conocida popularmente como la tarifa plana de 100 euros para contratos indefinidos de la que nos hacíamos eco en emprendemanía, y el Gobierno ha presentado los primeros resultados, creándose un total de 68.621 contratos indefinidos con esta modalidad de ahorro de cotizaciones

Esta semana la Unión Europea recomendaba a España rebajar las cotizaciones sociales, con lo que esta tarifa plana no bebería ser la excepción

Hay que recordar que con esta medida las empresas pagarán 100 euros al mes, durante 2 años, a la Seguridad Social por contingencias comunes de un trabajador contratado de forma indefinida siempre que suponga un aumento de plantilla y que este se mantenga 3 años.

La tarifa plana es de 100 euros al mes para contrataciones a tiempo completo, de 75 euros cuando el trabajador cuenta con un empleo a tiempo parcial del 75% de la jornada completa, y de 50 euros para contratos a media jornada.

En relación a esto, hay que recordar que las últimas indicaciones de esta semana de la Unión Europea para futuras reformas, van en esta linea, ya que recomienda a España a rebajar las cotizaciones sociales, lo que supone que esta tarifa plana de 100 euros no debería ser la excepción sino lo normal a pagar en las cotizaciones por los trabajadores para fomentar nuevas contrataciones.

Este dato positivo de nuevos contratos no hace más que refrendar lo que dice la Unión Europea y de lo que necesitan las empresas.

Foto > Colombia Travel

La seguridad social facturará directamente las cotizaciones a empresas

La seguridad social facturará directamente las cotizaciones a empresas

El Ministerio de Empleo prepara un anteproyecto de Ley en el que establece cambios legislativos para que la Seguridad Social facture directamente las cuotas que tienen que pagar cerca de 1,3 millones de empresas por las cotizaciones sociales de 13 millones de trabajadores con el objetivo de mejorar la gestión recaudatoria, simplificar los trámites y reducir los costes y cargas administrativas.

La Seguridad social ofrecerá el calculo mensual de las cuotas sociales que deben pagar por cada empleado

Actualmente la normativa obliga a las empresas a calcular y presentar mensualmente las liquidaciones de cuotas de todos sus empleados, que dejan en las arcas de la Seguridad Social unos 8.600 millones de euros mensuales.

El nuevo sistema de liquidación de cuotas “mejora la gestión liquidatoria y recaudatoria de los recursos del sistema” ya que, a partir de ahora la Administración ofrecerá todos los meses a las empresas un cálculo individualizado de las cuotas sociales que deben pagar por cada empleado.Para ello utilizará el código de cuenta de cotización en el que figure en su alta y en función de la información que ya tenga el organismo o que suministre la empresa.

Con este nuevo sistema, se simplifica el cumplimiento de la obligación de cotizar lo que supone una “reducción de las cargas administrativas”, así como un ahorro en los costes para la propia Seguridad Social, al “optimizar sus recursos humanos y económicos”, ya que el trámite se realiza de manera electrónica.

También busca conseguir una “mayor efectividad en el control de aspectos determinantes para la correcta gestión liquidatoria y recaudatoria de la Seguridad Social”, a través de la aplicación indebida de beneficios en la cotización y compensaciones por el pago de prestaciones de incapacidad temporal, entre otras cosas.

Fuente > Expansión

Foto > La Moncloa

Nueva tarifa plana de 100 euros de cotización a la Seguridad Social para contratos fijos

Nueva tarifa plana de 100 euros de cotización a la Seguridad Social para contratos fijos

Ayer, durante el Debate del estado de la Nación, Rajoy anunció una tarifa plana de 100 euros a la Seguridad Social para crear empleo, esto es que que las empresas pagarán 100 euros al mes a la Seguridad Social por contingencias comunes de un trabajador contratado de forma indefinida “siempre que suponga un aumento de plantilla”.

Existen pocos datos al respecto pero de lo que se comentó en el día de ayer se puede tener unas pista de cómo será.

Cómo será la tarifa plana de 100 €

Cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, podrá beneficiarse de esta tarifa plana, que si bien no afecta a todas las cotizaciones sociales (el resto son desempleo y formación), si actúa sobre la más cuantiosa, las contingencias comunes (en esencia, pensiones). La bonificación se mantendrá durante 24 meses años y si la empresa despide al trabajador antes de tres años desde su incorporación, deberá reintegrar las cotizaciones que se ha ahorrado.

Para ello, será imprescindible que esa nueva contratación suponga creación neta de empleo en la empresa (no valdrá despedir a unos trabajadores para contratar a otros). La medida será aplicable independientemente de la edad del trabajador.

Hay que tener en cuenta que no se podrán haber realizado despidos colectivos ni despidos individuales improcedentes en los seis meses anteriores a la celebración de los nuevos contratos y la compañía en cuestión deberá estar al corriente de sus obligaciones.

En este sentido, el presidente del Gobierno ha puesto un ejemplo: “Para un sueldo bruto al año de 20.000 euros, en el que el importe de su cotización a la Seguridad Social es de 5.700 euros, la empresa pasará a ingresar solamente 1.200 euros, es decir, en este caso concreto estaríamos hablando de una rebaja en las cotizaciones sociales de un 75 %”.

¿Cúando se pondrá en marcha?

La medida se aprobará en el próximo Consejo de Ministros, este viernes, entrará en vigor desde “hoy mismo” (por ayer 25 de febrero). Igualmente hay que esperar a ver el texto final aprobado, ya que siempre aparecen requisitos sueltos imposibles de cumplir, y trampas que hacer que sean medidas que queden en nada.

Ilustración > The Clear Communication People

Modalidades y tipos de contrato de trabajo que quedan en vigor en 2014

Modalidades y tipos de contrato de trabajo que quedan en vigor en 2014

El Gobierno anunció hace meses su intención de simplificar la contratación de trabajadores reduciendo los tipos de contrato para dejarlos en cuatro. Ya se ha llevado a cabo ese proceso, aunque en la práctica lo que se ha hecho es reagruparlos en cuatro modalidades y asociar los tipos existentes a una de ellas.

Lo que sí se ha hecho es la unificación del modelo de contrato. De tal manera que ahora hay un formulario único en el que deberemos cumplimentar diferentes páginas en función del tipo de contrato elegido.

Las modalidades y los tipos de contrato

Las cuatro modalidades que se establecen son: contratos indefinidos, temporales, para la formación y el aprendizaje y, por último, contratos en prácticas.

Dentro de cada una de estas modalidades podemos encontrar diferentes tipos, cada uno de ellos con sus características y condiciones particulares. Por ejemplo, se incluyen en la modalidad de contratos indefinidos los siguientes:

  • Indefinido ordinario.
  • De personas con discapacidad.
  • De personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • De personas con discapacidad procedentes de enclaves laborales.
  • De apoyo a los emprendedores.
  • De un joven por microempresas y empresarios autónomos.
  • De nuevo proyecto de emprendimiento joven.
  • A tiempo parcial con vinculación formativa.
  • De trabajadores en situación de exclusión social; víctimas de
  • violencia de género, doméstica o víctimas de terrorismo.
  • De excluidos de empresas de inserción.
  • De mayores de 52 años beneficiarios de subsidios por desempleo.
  • Procedente de primer empleo joven de ETT.
  • Procedente de un contrato para la formación y el aprendizaje de ETT.
  • Procedente de un contrato en prácticas de ETT.
  • Del servicio del hogar familiar.
  • De conversión de contrato temporal en indefinido.

En la modalidad de contratación temporal podemos optar por los siguientes tipo de contrato:

  • Contrato por obra o servicio determinado.
  • Eventual por circunstancias de la producción.
  • Contrato de interinidad.
  • Primer empleo joven.
  • Contrato de trabajadores en situación de exclusión social; víctimas de violencia de género, doméstica o víctima de terrorismo.
  • De trabajadores de exclusión social por empresa de inserción.
  • De trabajadores mayores de 52 años beneficiarios de los subsidios por desempleo.
  • De situación de jubilación parcial.
  • De relevo.
  • A tiempo parcial con vinculación formativa.
  • De trabajos de interés social/fomento de empleo agrario.
  • De trabajadores del servicio del hogar familiar.
  • De personas con discapacidad.
  • De personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • De investigadores.
  • De trabajadores penados en instituciones penitenciarias.
  • De menores y jóvenes en centros de menores.

Los tipos de contrato para la formación y el aprendizaje pueden ser:

  • De formación y aprendizaje ordinario.
  • De trabajadores en situación de exclusión social, víctimas de violencia de género, doméstica o víctima de terrorismo.
  • De personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • De trabajos de interés social/fomento de empleo agrario.

La cuarta modalidad, los contratos en prácticas incluyen los siguientes:

  • De prácticas ordinario.
  • De trabajadores en situación de exclusión social, víctimas de violencia de género, doméstica o víctima de terrorismo.
  • De trabajadores mayores de 52 años beneficiarios de subsidios por desempleo.
  • De personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • De trabajos de interés social/fomento de empleo agrario.

Fuente > SAGE

Foto > Robson de Almeida

Como afectan las deudas con la Seguridad Social y la jubilación del autónomo

Como afectan las deudas con la Seguridad Social y la jubilación del autónomo

El momento en que el autónomo decide jubilarse no sólo depende de haber alcanzado la edad necesaria. Hay muchos otros condicionantes somo el tiempo cotizado, el importe de la pensión a la que se tiene derecho o la necesidad o conveniencia de mantener la actividad del negocio.

Pero también es importante tener en cuenta qué ocurre con la jubilación del autónomo y las deudas con la Seguridad Social que éste puede tener en el momento en que quiera pasar a ser pensionista.

Es necesario estar al día para optar a la pensión

Es requisito indispensable para poder optar al cobro de la pensión de jubilación el estar al día en el pago de las cuotas de la Seguridad Social. Por tanto, en el caso de adeudar alguna cantidad correspondiente a las cuotas del RETA, el autónomo no podrá cobrar la pensión en tanto no solucione esta situación.

Si no se pudiera hacer rente al pago de las cuotas adeudadas la mejor solución es acordar un fraccionamiento de pago de éstas antes de solicitar la jubilación. Una vez que la TGSS concede dicho fraccionamiento ya podríamos solicitar la jubilación y cobrar, siempre teniendo en cuenta que el impago de algunas de las cuotas pendientes, que lógicamente deberemos seguir abonando, puede suponer la retirada de dicha pensión.

En algunos casos, si la administración hubiera declarado al deudor como incobrable y la deuda no fuera exigible, el periodo correspondiente a esa deuda se considerará no cotizado, por lo que se descontará a efectos del cálculo del tiempo cotizado, lo que podría tener efectos sobre el derecho o el importe de la pensión.

¿Y si las deudas son por la cotización de los empleados?

¿Qué ocurre si el autónomo está al día en sus cuotas del RETA y tiene deudas por la cotización de sus trabajadores? Si se trata de un autónomo societario y la deuda es de la empresa, ésta no tiene incidencia, a no ser por una posible derivación de responsabilidad.

En el caso de un empresario autónomo hasta ahora la existencia de cualquier tipo de deuda era motivo de denegación del derecho a la pensión. Sin embargo una reciente sentencia del Tribunal Supremo (PDF) ha dado un vuelco a esta situación.

Según el fallo, que sienta jurisprudencia, el requisito para reconocer la prestación no puede incluir el pago de otras obligaciones distintas a las relacionadas con la cotización del propio trabajador beneficiario de esa prestación.

Por tanto la existencia de deudas derivadas de la cotización de los trabajadores no sería motivo de la denegación de la pensión de jubilación, estando al día en el RETA. Aunque, lógicamente, el autónomo esté obligado al pago de esas cantidades pendientes.

Fuente > Sage

Foto > Paco CT

Claves de la ley que cambiará el paro de los autónomos

Claves de la ley que cambiará el paro de los autónomos

El Gobierno ha emprendido la reforma de la protección por desempleo de los empresarios y trabajadores autónomos, para cumplir una vieja demanda de este grupo social que reúne a más de tres millones de personas.

A continuación les presentamos un avance de la norma que prepara el Gobierno a través del anteproyecto de Ley de Mutuas, en forma de claves:

¿Cuál es la situación actual?

En la actualidad, si un autónomo quiere cobrar el paro cuando cesa en su actividad debe haber cotizado previamente tanto al sistema de desempleo como por incapacidad temporal (enfermedades profesionales y accidentes de trabajo).

La cotización por ambos conceptos, que hoy día están ligados, ronda el 7%, del que el 2,2% corresponde a la prestación por cese de actividad. A su vez, ese porcentaje puede reducirse al 1,7% gracias a la bonificación por las aportaciones por incapacidad transitoria.

En estos artículos de Emprendemanía podemos ver la situación actual del paro de los autónomos y sus resultados hasta la fecha

¿Es obligatorio cotizar actualmente al sistema de desempleo?

Hasta la fecha no. Es el propio autónomo el que decide voluntariamente si cotiza por el cese de actividad. De hecho, se calcula que de los más de tres millones de autónomos, sólo 600.000 cotizan actualmente por paro e incapacidad temporal.

¿Lo será en el futuro?

En su planteamiento actual, la Ley de Mutuas, que se encuentra en fase de consultas, establecerá la obligatoriedad de cotizar al sistema de desempleo sólo a los nuevos trabajadores autónomos. Los tres millones de personas que ya lo son podrán decidir voluntariamente si lo hacen o no. No obstante, con el tiempo, a medida que se produzcan altas y bajas, todos los trabajadores autónomos tendrán que cotizar por la protección del cese de actividad.

¿Se deberá cotizar también por incapacidad temporal?

La normativa vigente establece que quienes coticen por cese de actividad lo hagan también por accidente de trabajo o enfermedad. La futura ley desvinculará ambos conceptos, de modo que si bien la cotización por paro será obligatoria para las nuevas altas, la cotización por incapacidad transitoria será voluntaria.

¿Qué ocurre con quienes ahora cotizan por ambos conceptos?

Los autónomos que en la actualidad cotizan por paro e incapacidad temporal tendrán la opción de darse de baja de la cotización por enfermedades o accidentes cuando se produzca la renovación (su contratación es anual).

¿Cuándo se podría empezar a cobrar el paro?

De acuerdo con la nueva ley, deberá transcurrir un año cotizando al sistema para poder acceder a la prestación por desemple, igual que hasta ahora.

¿Cómo afectará la ley a los actuales autónomos?

Positivamente, ya que amplía la cobertura de los trabajadores y facilita el acceso a la prestación. Por ejemplo, ya no será necesario acreditar unas pérdidas de entre el 20% y el 30% de los ingresos, como sucede ahora, sino que deberá acreditarse un resultado neto negativo en el ejercicio anterior.

Asimismo, podrán probar su situación económica mediante sus propios documentos contables. En la actualidad, tal como denuncian las propias organizaciones de autónomos, las mutuas, que son las que gestionan los ceses de actividad, rechazan el 80% de las peticiones, de modo que sólo un 20% de los emprendedores que cotiza al sistema de desempleo acaban cobrando prestación.

Los principales damnificados son quienes tributan por módulos, que tienen muy complicado demostrar las pérdidas de su actividad.

¿Se amplía el abanico de beneficiarios?

Sí. El anteproyecto contempla extender la cobertura a los familiares del propietario del negocio que se queden sin empleo, ya sea por razones económicas u organizativas, y también a los administradores de la sociedad con presencia en el capital y que pierdan su actividad retribuida. Además, también se beneficiarán el cónyuge por divorcio o separación con el propietario o la trabajadora que se vea obligada a dejar de trabajar por violencia doméstica.

Fuente > Expansión

Las empresas y trabajadores pagarán más a la Seguridad Social por algunos conceptos de la nómina que hasta ahora estaban exentos

Las empresas y trabajadores pagarán más a la Seguridad Social por algunos conceptos de la nómina que hasta ahora estaban exentos

La Seguridad Social inicia una ofensiva para recaudar más a través de las nóminas, y es que desde el 22 de diciembre cotizan ciertos conceptos de las nóminas de los trabajadores que antes no lo hacían, tales como: los pluses de comida, los seguros de salud o los planes de pensiones

Esto viene recogido en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 21 de diciembre publicó una ampliación de los conceptos retributivos que son imputables a la base de cotización de los trabajadores al sistema.

  • Las empresas deben pagar ahora alrededor de un 30% más por algunas percepciones salariales de sus empleados que hasta esa fecha estaban exentas totalmente o en parte de cotizar a la Seguridad Social.
  • Los trabajadores también tendrán que aportar algo más del 6% de esos conceptos retributivos, con lo cual esa cantidad le será detraída de su bruto anual de estos pluses.

Los conceptos nuevos que cotizan a partir de ahora

¿Cuáles son exactamente las partes de las retribuciones que las empresas estarán obligadas a incluir ahora en las nóminas y, por tanto, deberán cotizar por ellas, pagando el empresario un 30% de su valor a la Seguridad Social y el trabajador poco más del 6%?

Los conceptos más extendidos entre los trabajadores que hasta ahora estaban exentos de contribuir al sistema y desde el pasado 22 de diciembre ya cotizan son:

  • la mayoría de los pluses de comida;
  • las aportaciones de las empresas a planes de pensiones para sus trabajadores;
  • los seguros de salud para empleados y sus familias;
  • los cheques guardería
  • las ayudas de estudios para los hijos de los trabajadores;
  • y las entregas de acciones o participaciones de la compañía.

Según fuentes conocedoras del sistema de Seguridad Social, esta ampliación de los conceptos imputables a la base de cotización supondrá “un sustancial e inmediato aumento de los ingresos que recauda la Tesorería mes a mes”.

Desde la Seguridad Social admiten que con esta medida se conseguirá un aumento de la recaudación en el corto plazo. Si bien no han cuantificado su impacto en dinero, alegando que hasta ahora esta parte de las retribuciones no era comunicada por los empresarios a las arcas del sistema; por lo que no se puede evaluar aún a cuánto ascenderá el aumento de los ingresos. Es más, el impacto de este cambio en las nóminas no se sabrá certeramente hasta bien entrado el año, ya que una resolución del Director General de la Tesorería de la Seguridad Social autorizará “el ingreso sin recargo de las cuotas derivadas por dichos conceptos de cotización hasta el 31 de marzo de 2014”.

Fuente > Cinco Días

Cómo calcular la cuota que pago de autónomo y bases de cotización para 2014

Cómo calcular la cuota que pago de autónomo y bases de cotización para 2014

En el presente artículo veremos cuales son las nuevas bases de cotización de autónomo para este 2014 y explicaremos cómo puedes calcular la cantidad a pagar mensualmente como cuota de autónomo.

El autónomo por el hecho de desarrollar una actividad económica debe pagar una cantidad de dinero, una cuota, a la Seguridad Social en concepto de cotización a este régimen, Régimen especial de los trabajadores autónomos (RETA).

Esta cuota de cotización a la seguridad social se calcula aplicando el tipo de cotización, un porcentaje, a la base de cotización que haya elegido el autónomo entre unas bases mínimas y máximas que establece el Gobierno.

Hay que recordar que todos los años el Gobierno actualiza estas bases de cotización mínimas y máximas, reflejándose estos cambios en el primer recibo de autónomo del año.

Para este 2014, las base de cotización de autónomo son las siguientes:

  • Base Mínima de cotización: 875,70 €
  • Base Máxima de cotización: 3.597,00 €
  • Tipo de cotización (con IT): 29,80%
  • Tipo de cotización (sin IT): 26,50%
  • Cese de actividad: 29,30 % + 2,20% + Tipo AT y EP

Hay que recordar que el tipo de cotización con Incapacidad Temporal (IT), es de carácter obligatorio para las personas incluidos en el RETA, sólo lo podrían sin IT aquellas personas que tuvieran cubierta esta IT con en otro régimen de la seguridad social o los incluidos en el Régimen Especial de los trabajadores agrarios.

existe un tipo de cotización adicional para las contingencias profesionales para accidentes de trabajo y enfermedad profesional (Tipo AT y EP), que dependerá del grado de peligrosidad de la actividad que realice el autónomo yendo desde el 0,90% al 8,50%. Este tipo de cotización tendrá carácter voluntario, excepto para los trabajadores autónomos dependientes y para aquellos que estén obligados a formalizar dicha protección por desempeñar una actividad profesional con un elevado riesgo de siniestralidad.

¿Cómo se calcula lo que pago mensualmente de autónomo?

1º) Elegir la base de cotización

Lo primero que hay que hacer es elegir una base de cotización entre la mínima y la máxima,

Pero, ¿en base a que criterio se elige más o menos?. Lo usual es que el emprendedor que empieza elija la base mínima, ya que le resultará una cuota a pagar más baja, pero esta elección vendrá determinada, por ejemplo, por la situación personal de cada uno, si necesitas liquidez para tu negocio elegirás la mínima, o si quieres cotizar más a la Seguridad Social para la jubilación te irás a cantidades más altas.

2º) Calcular la cantidad a pagar mensual de autónomo

La cantidad a pagar a la Seguridad Social, es el resultado de aplicarle a la base de cotización elegida el tipo de cotización.

Base de cotización elegida x Tipo de cotización

Un ejemplo de cálculo:

Si vas a cotizar por la base mínima de 875,70 € sería realizar la siguiente operación: 875,70 €  x 29,9% = 261,83 €/mes

¿Cúanto pago de autónomo si tengo derecho a bonificaciones?

Hay que recordar que, también existen bonificaciones a la cuota que se paga como autónomo, estas vienen fijadas normalemente, según el tipo de beneficiario, cumpliendo unos requisitos, y lo que se hace es aplicar una reducción a la cuota.

Bonificaciones nuevos autónomos, la comúnmente llamada ‘Tarifa Plana’ de emprendedores

Se pueden beneficiar de esta medida todos los autónomos que por primera vez decidan darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, o no hayan estado dados de alta en los cinco años anteriores y no tengan trabajadores a su cargo

Esta medida consiste que durante los primeros 30 meses se le aplicarán al autónomo reducciones y bonificaciones graduales en la cuota, en los siguientes cuatro bloques y siempre teniendo en cuenta que es elija una base de cotización mínima:

  1. Durante los 6 primeros meses una reducción del 80%,  lo que se está denominando “tarifa plana” de 50 euros  mensuales
  2. Los siguientes 6 meses, se beneficiarán  de una reducción del 50%, quedando la cuota de autónomos en 127 euros aproximadamente.
  3. Los siguiente 3 meses una reducción equivalente al 30% de la cuota, lo que supondrá pagar 179 euros.
  4. Los últimos 15 meses, hasta completar los 30 meses, la  bonificación será del 30%, con lo que se pagará 179 euros mensuales.

Un ejemplo de cálculo:En el caso de los 6 primeros meses de actividad con bonificación de tarifa plana

El cálculo de la reducción sería: 875,70 €  x 29,9% = 261,83 €/mes x 80%=209,30 €/mes

Para el cálculo de la cuota, y siguiendo con el ejemplo: 875,70 €  x 29,9% = 261,83 €/mes- 209,30 €/mes = 52,32 €/mes. Ésta será lo que se pagará a la seguridad social durante los primeros 6 meses.

 ¿Cuando se puede solicitar el cambio de base de cotización?

Los autónomos pueden solicitar el cambio de bases de cotización, y por tanto la cantidad que les corresponde pagar mensualmente, tal y como hemos visto antes, dos veces a lo largo del año.

Se tiene de plazo para realizar la solicitud hasta el día 1 de abril, teniendo efectos el 1 de julio siguiente, y antes del 1 de octubre, para que tenga efectos del 1 de enero del año siguiente.

Hay que destacar que esto está pendiente de un cambio ya que el Gobierno está valorando que el autónomo pueda cambiar la base de cotización mensualmente.

Foto > Jared Cherup

El Gobierno estudia que los autónomos puedan cambiar su base de cotización todos los meses

El Gobierno estudia que los autónomos puedan cambiar su base de cotización todos los meses

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social está trabajando en un proyecto de Orden Ministerial, que se encuentra en fase de consultas, que permitirá a los autónomos elegir sus bases de cotización cada mes y no sólo dos veces al año, como sucede actualmente.

Esta medida, que podría entrar en vigor el próximo 1 de enero de 2014, afectará a todos aquellos trabajadores por cuenta propia que presenten la solicitud de cambio de base por medios telemáticos, lo que en la práctica afecta al grueso del colectivo.

Según consta en el proyecto de Orden Ministerial, al que ha tenido acceso Europa Press, con esta iniciativa se amplían las posibilidades de los autónomos de cambiar sus bases de cotización “tantas veces como consideren convenientes”, dentro de los límites legales aplicables, y durante todo el año, sin limitación alguna de fechas.

La nueva base elegida tendrá efectividad el primer día del mes siguiente a la presentación electrónica de la solicitud ante la Tesorería General de la Seguridad Social.

Dadas las oscilaciones de los ingresos que perciben los emprendedores, esta medida les permitirá adaptar sus bases de cotización a cada momento y no aferrarse a una única base, que además suele ser la mínima, que es la base por la que cotizan el 82% de los trabajadores por cuenta propia.

Actualmente, los autónomos sólo pueden solicitar el cambio de base de cotización en dos fechas, antes del 1 de mayo, para surtir efectos desde el 1 de julio, y antes del 1 de noviembre, con efectos desde el 1 de enero del año siguiente.

Cuando entre en vigor esta Orden Ministerial, los trabajadores por cuenta propia podrán modificar con carácter mensual su base de cotización y elegir entre la mínima (875,70 euros para 2014) y la máxima (3.597 euros), cosa que no varía.

El proyecto de Orden Ministerial permitirá también que el incremento automático de las bases de cotización y las renuncias a las mismas pueda realizarse a lo largo de todo el año natural, sin limitación alguna de fechas, para que tenga efectividad a partir del comienzo del año siguiente. En este caso, no es necesario que la solicitud se presente por medios electrónicos.

Fuente > La Vanguardia

Foto > La Moncloa – Gobierno de España

Los autónomos en situación de pluriactividad no se beneficiarán de la tarifa plana de emprendedores

Los autónomos en situación de pluriactividad no se beneficiarán de la tarifa plana de emprendedores

Una de las novedades que nos introduce la Ley de Emprendedores 14/2013, en su artículo 28, es la pluriactividad, definida como la situación en la que se realizan dos o más actividades laborales que obligan a cotizar en más de un Régimen de la Seguridad Social. Es compatible, por tanto, tener un contrato por cuenta ajena, y consiguientemente estar dado de alta en el Régimen General, y al mismo tiempo ejercer profesional o empresarialmente otras actividades económicas por cuenta propia que te obligan a estar en situación de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Lo principal de esto y lo que está generando mucha confusión es que las bonificaciones para las situaciones de pluriactividad, que explicamos más abajo, son incompatibles con la tarifa plana para autónomos de dicha Ley de emprendedores. Es decir si trabajas por cuenta ajena y te das de alta como autónomo las bonificaciones a las que tienes derecho no son las de la tarifa plana sino las siguientes:

Cuáles son las bonificaciones para nuevos autónomos en situación de pluriactividad

La Ley de Emprendedores contempla las siguientes bonificaciones para nuevos autónomos en situación de pluriactividad.

Estos autónomos podrán reducir su base de cotización de la siguiente manera:

  • Primeros dieciocho meses de alta: hasta el 50% de la base mínima. Teniendo en cuenta además que los autónomos en situación de pluriactividad no están obligados a cotizar por incapacidad temporal, en la práctica su cuota mensual de la Seguridad Social sería de tan sólo 113,76 euros.
  • Segundo dieciocho meses de alta: hasta el 75% de la base mínima, lo que dejaría la cuota mensual en 170,64 euros.
  • En el caso de que la pluriactividad sea a tiempo parcial, las bonificaciones se reducirían al 75% y 85% respectivamente. Está por ver cómo va a creditarse el tiempo de dedicación.

No obstante, si así lo desearan, podrán optar por una base de cotización superior hasta llegar a las bases máximas de cotización.

Los requisitos para poder optar a estas cuotas reducidas son:

  • Darse de alta por primera vez en el régimen especial de autónomos de la Seguridad Social.
  • Iniciar una situación de pluriactividad con motivo de dicha alta.

Fuente > Infoautónomos

Foto > Choicita

El autónomo colaborador: cómo contratar a un familiar

El autónomo colaborador: cómo contratar a un familiar

Es habitual tener un familiar que trabaja o por lo menos colabora en nuestro negocio, dependiendo de cómo sea el grado de colaboración y el vinculo familiar que nos una, la relación laboral puede acorgerse al régimen de Autónomo Colaborador.

¿Qué es y quién debe darse de alta como autónomo colaborador?

Un autónomo colaborador es un familiar directo del trabajador autónomo titular que convive y trabaja para él

Para la Seguridad Social, los requisitos para cotizar como autónomo colaborador son:

  • Familiar directo: cónyuge, descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción.
  • Que estén ocupados en su centro o centros de trabajo de forma habitual. No debe tratarse de una colaboración puntual.
  • Que convivan en su hogar y estén a su cargo.
  • Que no estén dados de alta como trabajadores por cuenta ajena.

Es importante señalar en relación a esas situaciones, que en el Estatuto del Trabajo Autónomo se establece que los menores de dieciséis años no podrán ejecutar trabajo autónomo ni actividad profesional en general, y por tanto tampoco para sus familiares.

Bonificaciones en las cuotas de los autónomos colaboradores

En la tramitación parlamentaria de la Reforma laboral de 2012 se introdujo una importante novedad como es la bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses posteriores al alta en el caso de los familiares de autónomos, también conocidos como autónomos colaboradores, lo que supone pagar una cuota reducida de 126 euros al mes en lugar de los 254 habituales. Es requisito necesario que el autónomo colaborador suponga una nueva alta.

El objetivo de esta medida es favorecer la cotización de aquellos familiares de los autónomos, principalmente cónyuges e hijos, que actualmente no cotizan a pesar de trabajar en el negocio familiar debido a las dificultades económicas que la crisis ha planteado a muchos pequeños negocios.

¿Cómo darse de alta como autónomo colaborador?

El trámite es más sencillo que el de un autónomo normal ya que basta con darse de alta en la Seguridad Social como familiar colaborador, no siendo necesario darse de alta en Hacienda.

Para ello hay que presentar en la Seguridad Social el modelo TA0521/2 (Solicitud de alta en el régimen especial de autónomos – Familiar colaborador del titular de la explotación). Como documentación complementaria será necesario aportar el libro de familia, el y una copia del alta en Hacienda del familiar dado de alta en autónomos y titular del negocio.

¿El autónomo colaborador está obligado a presentar trimestrales?

La principal ventaja de ser autónomo colaborador es que al no figurar como obligado tributario en Hacienda, está exento de las obligaciones fiscales trimestrales por lo que no es necesario presentar declaraciones ni impuestos trimestrales de IVA e IRPF, que son obligación del autónomo titular del negocio.

Por tanto, el autónomo colaborador tan sólo tendrá que presentar anualmente su declaración de IRPF, como cualquier otro trabajador y pagar los impuestos que correspondan en base a los ingresos obtenidos, que deberán estar justificados por los correspondientes recibos o nóminas.

¿Qué obligaciones tiene el autónomo titular que tiene a su cargo a un autónomo colaborador?

El autónomo titular deberá cumplir con las mismas obligaciones que tiene respecto a otros trabajadores:

  • Pagar las cotizaciones a la Seguridad Social del autónomo colaborador mediante la presentación de los impresos correspondientes (TC1 y TC2).
  • Pagar su salario y entregarle la nómina correspondiente, en función de su categoría profesional y el convenio o acuerdo aplicable.
  • Contabilizar estas partidas como gastos deducibles de su negocio a efectos del cálculo del rendimiento en sus propias declaraciones de impuestos. Las obligaciones fiscales no cambian, simplemente se contempla el gasto adicional.

Excepciones: ¿Se  puede contratar a un tratación de un hijo en el régimen general?

La aprobación de la LEY 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo Autónomo, introdujo una nueva excepción al permitir la contratación por cuenta ajena de los hijos menores de 30 años, por lo que en estos casos se puede optar entre las 2 opciones: autónomo colaborador o contratación en el régimen general.

La disposición adicional décima, que se refiere al encuadramiento en la Seguridad Social de los familiares del trabajador autónomo, aclara que los trabajadores autónomos podrán contratar, como trabajadores por cuenta ajena, a los hijos menores de treinta años aunque éstos convivan con el trabajador autónomo.

No obstante, se trata una situación particular con el inconveniente de que en estos casos la cotización en el régimen general no podrá incluir la cobertura por desempleo. En enero de 2010 se amplió la posibilidad de contratar en estas condiciones a hijos mayores de 30 años con especiales dificultades para la inserción laboral, en concreto a personas con discapacidad mental en grado igual o superior al 33% o con discapacidad física o sensorial en grado igual o superior al 65%.

Foto > iamhannah

Claves de los modelos TC1 y TC2 de cotización

Claves de los modelos TC1 y TC2 de cotización

Los Modelos TC2 y TC1 son los documentos oficiales, determinados por la Tesorería General de la Seguridad Social, para la recaudación de las cuotas de cotización.

Plazo de presentación de los documentos TC2 y TC1

Las cuotas deben liquidarse por mensualidades y se ingresarán dentro del mes siguiente al de su devengo. La recaudación se lleva a cabo por parte de la TGSS o sus entidades colaboradoras.

Recargos de los documentos TC2 y TC1

Los documentos TC2 y TC1 deben presentarse obligatoriamente aun cuando no se ingresen las cuotas dentro del plazo reglamentario. La presentación sin ingreso de cuotas permite la compensción de las prestaciones económicas por pago delegado tales como enfermedades y accidentes, pero no la deducción por la aplicación de los beneficios en la cotización como son bonificaciones y reducciones.
Cuando se presentan los modelos en plazo pero sin ingreso de cuotas, el recargo será del 3%, 5%, 10% ó 20%, en función de que el ingreso de las cuotas se abone en el primer mes, segundo, tercero o a partir del cuarto mes siguiente al vencimiento del plazo reglamentario, respectivamente.

EL MODELO TC2

El Modelo TC2 es la relación nominal de trabajadores con sus bases de cotización, también informa de aquellos trabajadores que tienen derecho a bonificación y/o deducción.
Se presentará unido al modelo TC1. Read more

Página 1 de 612345...Última »